• Casas
  • Brad Goldfarb
  • 11|07|2016
Refugio tropical
En la República Dominicana, la estrella del pop Marc Anthony y su esposa, la modelo Shannon de Lima Muñiz, crearon un recinto mágico para su familia y amigos.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/23/marca2_2606_546x.jpg

Producción: Anita Sarsidi

Como sabe cualquiera que haya emprendido un proyecto de construcción, establecer una fecha de término puede ser complicado. Así que cuando el artista basado en Miami, Marc Anthony, y su esposa, la modelo Lima Muñiz comenzaron a renovar la casa de descanso de sus sueños en el resort Casa de Campo, en la República Dominicana, optaron por una estrategia arriesgada: programar los festejos de su boda para el día en que iban a mudarse. “Nuestra fiesta de inauguración fue nuestra semana de bodas”, dijo Anthony sobre sus nupcias en 2014. “Todo el mundo voló desde diferentes lugares del mundo. Estábamos conociendo la casa por primera vez al mismo tiempo que nuestros huéspedes”.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/23/marca5_7001_615x.jpg

“Explorar”, en este caso, no es una exageración. La propiedad, con capacidad para 24 personas, incluye una casa de tres mil metros, una variedad de pabellones, bungalows y cabañas, dos albercas y un conjunto de áreas lounge al aire libre que incluyen una playa artificial, todo conectado por caminos de vegetación exuberante. “Quisimos que fuera grande para compartirlo”, comentó Marc Anthony sobre el recinto, el cual está situado lejos de la costa, lo que asegura la privacidad para la pareja, sus siete hijos y sus visitantes. De cualquier modo, gracias a la gran cantidad de camiones de arena que trajeron, cualquiera pensaría que se encuentra a unos metros de la ribera de Casa de Campo. Pero ese no era el caso cuando Anthony compró la casa hace tres años. “El terreno, que no comprendía mucho más que la casa y la alberca, estaba rodeada de vegetación salvaje”, comentó el músico. “El segundo en el que nos mudamos empecé a dibujar mis ideas y a comprar los lotes colindantes”.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/23/marca3_2361_615x.jpg

Para realizar el concepto, Anthony acudió al arquitecto local Dino Barré, de DM Dominicana, quien diseñó la residencia inspirado en los molinos de azúcar que alguna vez proliferaron en el lugar. Entre otras instalaciones, Marc solicitó una sala de cine al aire libre, un bar deportivo y una serie de palapas y villas para albergar a sus huéspedes, muchas de las cuales están construidas con materiales autóctonos como madera de eucalipto y piedra de coral. “Construimos cuatro bungalows alrededor de la nueva alberca con fondo de arena, como en los resorts de las Maldivas o en Bora-Bora”, expresó Barré.

El proyecto, nos dijo Anthony, estuvo motivado tanto por su amor por el diseño como por el deseo de crear un lugar de retiro. Aquí pudo poner en práctica su conocimiento, al equipar personalmente las habitaciones con una mezcla de mobiliario hecho a la medida por artesanos locales, así como muebles indonesios y balineses y accesorios hechos de teca, caoba y madera de sapeli.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/23/marca6_9469_546x.jpg

“Marc aprecia mucho los detalles y se toma el tiempo que sea necesario en las cosas que le apasionan. Algunas veces nos quedábamos despiertos hasta las cinco de la mañana viendo colores y texturas”, comentó De Lima Muñiz. Los intereses estéticos de Anthony se extienden también a la pintura, un pasatiempo al que se dedica en el estudio de artista que instaló en una de las palapas.

Marc Anthony y Sannon de Lima Muñiz disfrutan ver que sus huéspedes también toman una actitud alegre. En las noches normalmente todos se reúnen alrededor de la mesa de teca de seis metros que está junto a la piscina. “Me encanta que todos podamos sentarnos juntos para cenar, sin importar cuántos seamos”, agregó Shannon. Y Marc coincidió: “Me encanta sentarme y ver lo feliz que este lugar hace a todo el mundo. No tiene precio”.