• Casas
  • Miguel Sada
  • 03|03|2016
Neutralidad modernista
La pasión y la audacia que llevaron a Carlos Couturier a erigir la colección de hoteles de Grupo Habita, se ven reflejadas en su propio hogar, franco y humano.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/09/carlosc2_6820_615x.jpg

Arquitectura: Productora

Diseño de interiores: MCH Arnaud Montigny

El copropietario y director creativo de la ingeniosa firma de hoteles boutique Grupo Habita, Carlos Couturier, nos invitó a su casa —nómada—, como él la define, pues considera que ésta representa su personalidad: “Podría estar ubicada en otra ciudad y encajar bien ahí. Un poco como yo”. El proyecto que finalizó en 2013 logró devolverle, de cierta manera, su espíritu original a esta residencia modernista construida en la década de 1940, la cual había sido remodelada varias veces. Productora se encargó de la arquitectura y Arnaud Montigny, de la firma MCH —quien estuvo a cargo del interiorismo del famoso Hôtel Americano en Nueva York, el cual forma parte del repertorio de Grupo Habita—, diseñó el espacio más personal de Couturier, la residencia que comparte con su familia.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/09/carlosc4_7128_615x.jpg

La vivienda presenta reminiscencias de un loft industrial clásico de Manhattan con el alma del minimalismo japonés, ya que el volumen de la planta principal está abierto y se  sostiene gracias a columnas en los extremos. Además, se trata de un espacio despojado de elementos ornamentales en el que sobresalen los materiales crudos, los muros blancos y los pisos de madera, lo cual se debe a la influencia de los proyectos realizados en Tokyo por Arnaud Montigny.

La morada cuenta con cuatro plantas; a nivel de calle se encuentra la cochera abierta, los servicios y la entrada principal, la cual conduce a la segunda planta a través de unas escaleras semitechadas. Al adentrarse aparecen las áreas públicas, inundadas de luz natural gracias a los ventanales de piso a techo que envuelven la casa y que, a la vez, refuerzan la sensación de amplitud de los espacios.
 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/09/carlosc5_8508_615x.jpg

El canal de nado que se vislumbra desde el interior acompaña el recorrido visual desde el acceso, desfilando por la sala de estar, el comedor, el cuarto de televisión y rematando en la cocina. La tercera planta comprende la zona privada, que alberga tres habitaciones, la sala familiar y un estudio. Por último, en la parte superior se encuentra la terraza con bar, asador y una espectacular vista a la Ciudad de México.

El interiorismo de la residencia resulta interesante por el mix de arquitectura contemporánea y mobiliario clásico moderno, en su mayoría reediciones de los años 50, muchas de baquelita, material recurrente en este periodo y algunas piezas vintage. Asimismo, las lámparas pertenecen a la década de los 50 y 60 y fueron adquiridas en Milán y París. La carencia de ornamentos y de color atrae la mirada hacia estas piezas esculturales y hacia las texturas de los materiales en su estado natural. El diseño honesto, y de cierta manera austero, de la casa de Carlos Couturier, crea un oasis de calma libre de distracciones y de saturación visual.