• Casas
  • Karine Monié
  • 09|02|2016
Transformación up-to-date
Modernizar una casa en el barrio Forest Hill de Toronto, Canadá, fue un reto complejo, pero apasionante.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/05/forest3_2790_615x.jpg

Arquitectura: Audax Architecture

Diseño interior: Jay Hodgins de Jay Hodgins Design en colaboración con Stephen Wagg y Enid MacIntosh

Construcción: Den Bosch + Finchley

Al norte de downtown Toronto, Forest Hill es uno de los barrios más cotizados, pues alberga dos de las mejores escuelas privadas de la ciudad. Pero las familias adineradas también escogen esta zona porque el paisaje es encantador, con parques, colinas y carreteras sinuosas. “Toronto es una ciudad conservadora en cuanto a arquitectura y diseño”, confesó Gianpiero Pugliese, fundador del despacho Audax Architecture. “A través de proyectos como éste, tratamos de extender los límites”. El arquitecto desarrolló una filosofía de diseño llamada “arquitectura humana”, que consiste en incorporar los mejores elementos de la arquitectura tradicional y recrearlos con una estética moderna. Fue exactamente lo que sucedió en el marco de la renovación completa de esta vivienda de 1480 metros cuadrados, dividida en tres pisos y un sótano.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/05/forest1_3948_615x.jpg

Hombre de negocios importante —que cofundó MAC Cosmetics hace 30 años para después venderla a Estée Lauder en 1998—, el dueño es hoy un filántropo y una personalidad importante en el mundo de la moda. Vive en esta casa con su pareja y sus cuatro hijos, adultos jóvenes. “El cliente necesitaba una casa mejor planeada y adaptada a su familia, que está creciendo, así como a su colección de arte”, comentó Jay Hodgins, quien lideró el equipo de interiorismo y trabajó en colaboración con Enid MacIntosh y Stephen Wagg.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/05/forest2_2481_615x.jpg

El diseño exterior se inspira en la arquitectura neogótica. Para respetar su historia y evitar crear demasiado contraste con la estética del barrio, Gianpiero Pugliese y su equipo decidieron conservar los elementos tradicionales donde estaban originalmente —como el techo inclinado y los tragaluces— y rediseñarlos de manera moderna. La parte trasera fue también modificada, pues se añadió una oficina. Materiales como la caliza y el zinc se emplearon en los elementos antiguos y el vidrio fue utilizado para los detalles contemporáneos.  
 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/05/forest6_8314_615x.jpg

En el interior, todo fue reconfigurado para que se puedan organizar grandes reuniones sociales. “La extensiva colección de arte requería una intervención limitada en cuanto a decoración para enfocarse en las obras”, comentó Jay Hodgins. Los acabados incluyen laca, cuero, metales y piedras poco comunes. El mármol, el ónix y el granito se combinan en un espacio donde las molduras y los detalles de madera parecen haber estado siempre aquí. El resultado es discretamente lujoso y refleja un lenguaje verdaderamente táctil. La paleta oscura y neutra es ideal para que las obras y varios accesorios creen fuertes contrastes coloridos. “Esta casa es una galería de arte tridimensional donde se habita. Es un placer explorarla”, concluyó Jay Hodgins.