• Casas
  • Karine Monié
  • 31|07|2015
Paisaje sagrado
Esta vivienda de casi 380 metros cuadrados fue diseñada para honrar el panorama circundante y dialogar con él.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201531/casawash1_63_615x.jpg

Arquitectura y diseño interior: Olson Kundig Architects  

En el noroeste de Estados Unidos, vivir en armonía con la naturaleza tiene un sentido profundo. El arquitecto de esta casa, Tom Kundig, lo sabe perfectamente, pues creció en esta área de Eastern Washington conocida por sus extremos de calor, frío y viento, en razón de las cascadas, montañas y glaciares que se encuentran ahí. “Para mí, este paisaje es mi hogar. Diseñar un proyecto aquí es buscar revelar la riqueza del clima de la región que varía con las cuatro estaciones”.

Los dueños —una pareja de Seattle que tiene dos hijos— querían que esta vivienda plasmara su gusto por la aventura. En este refugio pasan la mayoría del verano, y disfrutan los largos fines de semana del invierno en un entorno idílico, apacible y que parece alejado de todo. “Al principio mis clientes tenían la idea de un motel vintage, es decir, una serie de edificios alrededor de un patio. Luego la conversación evolucionó hacia un concepto que consistió en explorar la tradición de los vagones en círculo en torno a un fuego de campamento”, explicó Tom Kundig. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201531/casawash2_3128_615x.jpg

Al final, la vivienda se compone de cuatro edificios que dan hacia un patio y una alberca. Están agrupados como si fuera un pequeño campamento en el que se puede ir de una tienda de campaña o otra. Las áreas públicas, como el family room, la cocina y el bar, se alojan en una estructura que puede abrirse casi por completo gracias a ventanales corredizos. La habitación principal, el cuarto de los niños y una oficina están en otro edificio. El tercero está dedicado a los invitados, y el cuarto alberga un sauna. Cada bloque consta de vistas sublimes hacia las montañas para que se tome conciencia de la belleza del entorno en cualquier instante. “El uso extenso del vidrio permite crear una fuerte conexión con el paisaje”, destacó Tom Kundig. “Se trata de abrazar el exterior. Para mí, el sitio es sagrado y el propósito de la arquitectura es ayudar a revelarlo, a enmarcarlo”.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201531/casawash3_3649_615x.jpg

El lugar estaba totalmente vacío al momento de empezar el proyecto, excepto por una piedra que sigue ahí, cerca del bar. “Es una de las piedras que los glaciares dejan caer cuando retroceden y se volvió el punto central del proyecto. Es un objeto donde sentarse o colocar una bebida. La pensé como una pieza de mobiliario”. En el exterior, los materiales destacan por su aspecto resistente mientras que el interior es cosy. La madera fue recuperada de un antiguo granero de la región y sus distintos tonos revelan su historia.

Concebida para una familia a quien le encantan las actividades al aire libre, esta vivienda es también ideal para el entretenimiento. “Es muy importante que mi trabajo refleje la personalidad y el alma de mis clientes”, comentó Tom Kundig, cuyo estilo “racional”, “intuitivo” y “auténtico” —en sus palabras— fue influido por su padre, arquitecto, y sobre todo por su mentor, el artista Harold Balazs. “A Harold le fascinan el paisaje y cómo fabricar a partir de él, así como los materiales de la industria como el acero y el concreto. Al observarlo trabajar, aprendí el equilibrio entre arte y poesía”.