• Casas
  • Jessica Moreno
  • 01|08|2016
Habitar en la jungla
Si alguna vez te has preguntado qué se siente vivir en plena selva, te damos la respuesta. Incluye más lujos y comodidades de las que podrías esperar.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/30/jungla4_6667_615x.jpg

Arquitectura: Studio MK27 (Marcio Kogan / Samanta Cafardo)

Diseño Interior: Diana Radomysler

Paisajismo: Isabel Duprat

Ubicada en plena selva tropical, junto a la costa paulista de Brasil, esta propiedad sólo tiene dos vecinos: una densa vegetación y las montañas. El objetivo de Casa na Mata, diseñada por Studio MK27, fue lograr una conexión verdadera entre arquitectura y naturaleza, motivo por el cual se dio especial énfasis en conseguir las mejores vistas hacia el océano y en no dejar un rincón de la residencia sin naturaleza.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/30/jungla2_230_615x.jpg

Pareciera que la casa “creció” dentro de la jungla, debido a que se construyó de acuerdo con las características del terreno original, por ello una parte se encuentra enclavada en la tierra y, la otra, es levantada por dos pilares. Es esta sección del inmueble la que visualmente se eleva en la montaña, gracias a su gran terraza de madera, la cual fue diseñada respetando la topografía, y creando una interacción orgánica que lograra resaltar a Casa na Mata del paisaje. En sus 1668 metros cuadrados, está compuesta por tres pisos. En la planta baja se ubica la terraza cubierta de madera y el área para los niños de la residencia, cerca del suelo para su seguridad. En el primer nivel encontramos una sala de televisión para los momentos de ocio, y seis habitaciones que, como toda buena residencia de descanso selvático, cuentan con hamacas y con muy poca decoración, para no distraer la atención.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/30/jungla1_4456_615x.jpg

El último piso fue dedicado al aspecto social, es aquí donde se encuentran la sala, la cocina y la alberca infinity que hace frontera con el mar, nuestra parte favorita de la morada. Si sus residentes no están observando el paisaje desde la piscina, tienen la opción de descansar frente a una chimenea moderna, o de entrar al jacuzzi y al sauna, que fueron cubiertos de vegetación para ofrecer una desconexión completa del mundo. Es curioso cómo la posición vertical de Casa na Mata invirtió el orden de los espacios que regularmente posee una casa, ya que la terraza (que por cierto cuenta con una obra del artista Olafur Eliasson) se ubica en el suelo, en lugar del techo, y las habitaciones no se encuentran en el sitio más apartado del terreno, fenómeno que ocurre cuando un diseño responde a la jungla salvaje, en donde fue preciso proteger del sol intenso algunas áreas, y aprovechar las vistas.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/30/jungla3_1836_615x.jpg

El proyecto interior logró crear una atmósfera moderna con madera y concreto expuesto, pero lo suficientemente acogedora para que los propietarios no se sintieran aislados en la selva. El clima tropical puede ser lluvioso, así que además de conservar los colores amaderados típicos del entorno, se buscaron materiales cálidos con texturas suaves que invitaran a sentarse en el sofá por horas, o a leer un libro en la terraza. Para los días de calor intenso, se instalaron pantallas de protección solar desmontables en las habitaciones, las cuales pudieran adaptarse a la temperatura. Al visitar Casa na Mata se disfruta la convivencia con el paisaje, no sólo de manera visual, sino de modo literal, porque sus arquitectos lograron que los habitantes se sintieran aún más cerca de la jungla, decorando el interior con especies locales, y dejando que la terraza estuviera rodeada de los árboles del lugar. ¿Qué más se puede pedir? No en cualquier hogar es posible pasear por un jardín centenario, y mucho menos verlo desde las alturas.