• Casas
  • Karine Monié
  • 10|03|2016
Sofisticación en el campo
En Texas, esta propiedad es el refugio de vacaciones y fines de semana de la diseñadora de interiores Sara Story y su familia, quienes suelen escaparse del bullicio de Nueva York.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/09/scampo7_3938_615x.jpg

Diseño interior: Sara Story Design

Basada en la Gran Manzana, en donde encabeza su despacho homónimo desde 2003, Sara Story se inspira en los viajes, la moda y el arte. Describe su estilo como “ecléctico y en constante evolución. Es contemporáneo pero siempre hace referencia al pasado”. Nacida en Japón, creció en Singapur y en Houston, así que Texas significa mucho para ella. Tiene buenos recuerdos en esta región de Estados Unidos y, ahora que es mamá de tres hijos, le pareció importante compartir esta experiencia con su familia.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/09/scampo1_4310_615x.jpg

Sara Story confió en Lake | Flato, los mismos arquitectos que su padre había contratado 20 años atrás, para que le construyeran una casa de ensueño. Uno de los objetivos fue concebir un proyecto que se alejara del estilo de los ranchos tradicionales. En un terreno de 200 hectáreas, la propiedad se extiende en cuatro y consta de una vivienda principal de dos pisos, una casa de invitados —con dos cuartos, una sala y una cava—, una pool house y cancha de tenis. Con sus líneas depuradas, la arquitectura es contemporánea y destaca por el uso de la caliza, un material local que se combina con el vidrio, la madera y el acero.
 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/09/scampo2_5791_615x.jpg

Fascinada por el trabajo del arquitecto austriaco Adolf Loos y del diseñador finlandés Paavo Tynell, así como por las típicas casas francesas de Provence, Story quiso que varias de estas referencias se integraran al proyecto. El entorno natural fue otra de las fuentes de inspiración, pues se procuró que los hijos de la diseñadora pudieran convivir con la naturaleza.

En la casa principal —con seis habitaciones y una master suite—, y en particular en la sala con chimenea, el techo de doble altura y las ventanas de piso a techo permiten apreciar la vista. Sara Story amuebló todos los espacios con piezas vintage y modernas que conviven con una importante colección de arte contemporáneo. La diseñadora escogió varios muebles del siglo XX, como el gabinete de Raymond Loewy y sillas de cuero de Jacques Adnet.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/09/scampo6_6914_615x.jpg

Obras de arte adornan cada área, como una pintura de Andro Wekua en la sala-comedor, y piezas de Tomasz Kowalski y Kati Heck en la master suite. En el espacio dedicado al desayuno, la estética es glamorosa con una mesa de mármol, una lámpara de suspensión Paavo Tynell de Craig Van Den Brulle y sillas clásicas Thonet. A pesar de su gran escala, que hubiera podido resultar en algo impersonal, se logró dar vida a una atmósfera íntima y acogedora, donde arte y confort forman parte del mismo concepto creativo.