• Casas
  • Brad Goldfarb
  • 23|06|2014
Paraíso compartido
En la península de Baja California, Cindy Crawford, Rande Gerber, y George Clooney, edificaron dos casas de retiro, una junto a la otra.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201426/casa_en_los_cabos_de_cindy_crawford2_9920_615x.jpg

Arquitectura: Legorreta + Legorreta

Estilismo: Michael Reynolds

Cada casa cuenta una historia, y en Los Cabos, en la punta sur de la península de Baja California, emergen un par de casas vacacionales, una junto a otra, como testigos de una notable amistad —la que George Clooney comparte con Rande Gerber y su esposa, Cindy Crawford. El nombre de este complejo, “Casamigos”, lo dice todo. “Hemos salido juntos durante más de 20 años”, comentó Gerber, un empresario de la vida nocturna que ahora se dedica a su compañía de tequila y ron, Gerber Spirits. “Mucho antes de que se construyeran las casas viajábamos juntos a Baja, en donde nos hospedábamos en diversos hoteles y bebíamos tequila”.

La idea de plantar una bandera en Los Cabos viene de hace muchos años, cuando los dos hombres se encontraban ahí de vacaciones con algunos amigos. “Vimos este lote frente al mar y pensamos que valdría la pena construir algo”, explica Gerber. Era un deseo alimentado por el hecho de querer un lugar en el que la familia y los amigos pudieran estar juntos cómodamente.

Inicialmente, el trío pensó en la creación de una casa que fuera lo suficientemente grande para todos, pero ese concepto fue eventualmente descartado y se concibió la idea de que se tratara de dos estructuras independientes. Aun así, las casas básicamente se utilizan como si fueran una sola, con desbordamientos de una sobre la otra, y las comidas y otras actividades muchas veces divididas entre las dos. “Nuestras vidas van y vienen. Tenemos cocteles en nuestra casa y cenas en la de George, y viceversa”, añadió Cindy.

Las dos viviendas fueron diseñadas y construidas a la vez, y Clooney permitió de buena gana que Gerber y Crawford tomaran la iniciativa del proyecto, a sabiendas de que podía confiar en su buen gusto. “Rande tiene un ojo impresionante para las casas y el estilo”, George Clooney, quien no obstante estuvo presente de manera regular en las reuniones y se trasladó al sitio cada dos semanas para participar en el proyecto. “Yo quería algo que fuera flexible, algo local que pudiera estar en armonía con el entorno”.

Otra prioridad en la que todos estuvieron de acuerdo desde el principio, fue la de evitar el estilo tipo hacienda que suele encontrarse a lo largo de la costa, y tener como objetivo algo más peculiar. El grupo decidió acercarse a la firma del maestro Ricardo Legorreta, y de su hijo Víctor, una estrella por derecho propio (Ricardo murió en diciembre de 2011, dos años después de la finalización del proyecto, mientras que Víctor continúa con su práctica). “Un amigo nuestro contrató a Ricardo en California y le encantó trabajar con él”, dijo Gerber. “Aquella propiedad fue la primera casa moderna en la que pensé que podría vivir”, agregó Cindy.

Las viviendas mantienen en su mayor parte una paleta de colores neutros, y la de Clooney es la más oscura de las dos. El tono de su residencia comienza con los matices arena de la cuarcita brasileña que reviste partes de la estructura, la cual crea un ambiente que continúa hasta el patio, en donde tablillas de madera y un bosque de lámparas colgantes producen sombras cambiantes que se proyectan en el espacio, así como en la terraza, que está rodeada por vegetación para procurar privacidad. El hogar Crawford-Gerber, por su parte, es más brillante, gracias a una pálida piedra caliza española, y a un patio que está totalmente expuesto al cielo. De este modo, mientras que las casas tienen una forma y una estética similares, cada una es una creación única. Como Crawford mencionó, “No son gemelas, mejor dicho hermanas o primas”.

Como una especie de colofón al proyecto, hace un año Clooney y Gerber, junto con otro amigo, el promotor inmobiliario Mike Meldman, lanzaron una marca premium de tequila que llaman, con justa razón, Casamigos. “No sólo pusimos nuestro nombre a cualquier bebida e intentamos que la gente la tomara”, comentó Clooney sobre Casamigos, que produce un blanco y un reposado y ya ha ganado una variedad de premios. “Es lo que bebemos siempre que estamos en la casa”. O como agregó Gerber, “Los mejores momentos son cuando todas las habitaciones están llenas de huéspedes y todo el mundo está en la alberca con un Casamigos en la mano”. Esta es una imagen que captura a la perfección el espíritu acogedor de este par de escapadas inundadas de sol.