• Casas
  • Ivonne Trelles
  • 24|11|2014
Una sorprendente toybox
Un espacio inmerso en el bosque concebido para atesorar los juguetes más preciados de su propietario.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201448/toybox2_1377_615x.jpg

Entre pinos y montañas hay un paréntesis de modernidad que resalta por su geometría y sofisticación: Toybox, un recinto único en su tipo para resguardar juguetes sobre ruedas.

“En 33 años de trabajo como arquitecto, nunca me había tocado un proyecto de este tipo”, aseguró Daniel Álvarez sobre Toybox, un emblema de alta calidad y exactitud arquitectónica que se esconde en un paraje del Estado de México, y que fue concebido para el escape del mundo urbano.

Los creadores de Grupo Arquitectura se toparon con una petición diferente, quizás incluso extravagante, pero que dio origen a una obra única. Todo inició con la adquisición de un gran terreno y la idea de utilizarlo como una estación de descanso, a la que, después de un año de trabajo y esmero en los detalles, no le falta nada. En su primera etapa de construcción, Toybox está equipado con agradables áreas interiores y exteriores para vivir: una cocina abierta, una sala de baño, un jacuzzi, una chimenea y, por supuesto, un espacio en donde los automóviles clásicos y las motocicletas del propietario yacen serenos, como el estante de una juguetería.

Toybox es un desarrollo sui generis, definido en esencia por sus creadores como un “garage de lujo”, que si bien es relativamente pequeño, conllevó un alto grado de planeación y una ejecución de disciplina militar en cuanto a estructura y selección de materiales.

A la funcionalidad de este espacio se suma una completa sofisticación tecnológica en términos de iluminación, temperatura (posee aire acondicionado y calefacción) e incluso una visión ecológica compatible con sus alrededores, pues cuenta con un sistema propio de reciclaje de agua. La belleza del verde circundante se aprecia a través de la pared frontal de ventanales templados, en contraste con la sólida armonía del concreto y el metal. “El diseño de iluminación es complejo. Finalmente, el arquitecto Daniel Álvarez  y su equipo se encuentran planeando la segunda etapa del proyecto, que consiste en un módulo empotrado en la montaña con espacio hasta para 24 vehículos de colección, con un estilo práctico y vanguardista que de continuidad a Toybox.