Capilla del Lago
Construida en una superficie de casi 350 metros cuadrados, esta capilla parece surgir del agua.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201433/capilla_del_lago_1_8403_615x.jpg

Arquitectura: Di Vece Arquitectos 

“La composición arquitectónica es una trama de armonizados contrastes que capturan la luz para convertirla en el aliado que transforma el espacio, las texturas, los colores y las formas”, enunció el arquitecto Paulino Di Vece.

Esta afirmación tomó todo su sentido en este proyecto realizado en Zamora, Michoacán. Construida en una superficie de casi 350 metros cuadrados, la Capilla del Lago parece surgir del agua.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201433/capilla_del_lago_2_5078_615x.jpg

Las columnas que soportan el techo rectangular fueron concebidas como “la analogía de un grupo de filamentos, que cuando están encendidos con la corriente adecuada, pueden iluminar nuestras vidas terrenas con un rayo de luz divina”, explicaron los miembros de Di Vece Arquitectos, a cargo del proyecto.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201433/capilla_del_lago_3_6662_615x.jpg

La capilla se ubica en un desarrollo residencial, lo que facilita su acceso para cualquier usuario. La estructura destaca por su ligereza y transparencia, las cuales desprenden poesía y quietud. Además, los efectos visuales cambian según las horas del día y ofrecen diversas sensaciones tanto a los observadores como a quienes se encuentran dentro. A través de la Capilla del Lago, se buscó ofrecer un soplo de espiritualidad en la vida cotidiana, gracias a un edificio cuya sencillez habla por sí misma.