Espacio gourmet
El nuevo proyecto de Rojkind Arquitectos se convierte en el sitio más hot de la Ciudad de México.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201431/mercado_roma5_6246_615x.jpg

Visitar el Mercado Roma, ubicado en Querétaro 225, es una extraordinaria experiencia delicatessen, así como un deleite a los sentidos. Se trata de un espacio concebido para albergar expresiones de la rica cultura gastronómica mexicana, el cual posee 53 locales divididos en antojería, básicos, bebidas, productos orgánicos, repostería y servicios.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201431/mercado_roma4_4512_546x.jpg

El despacho Rojkind Arquitectos dio vida a este sitio que alguna vez fuera “El Bar León”, un local con tradición en la colonia Roma. Michel Rojkind y Gerardo Salinas —quienes lideraron el proyecto junto con sus socios y equipo creativo— se alejaron de la retícula típica de un mercado y aprovecharon el espacio del que disponían para acomodar a los locales de manera tal que el proyecto fuera integral.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201431/mercado_roma1_8705_615x.jpg

Para este proyecto, el cliente buscó trabajar con colaboradores que compartieran su visión y que tuvieran una sinergia especial entre ellos. De este modo, Cecilia León de la Barra diseñó el piso, Ignacio Cadena, de Cadena y Asociados, realizó el branding del lugar, y Emiliano Godoy y Tuxx se encargaron del mobiliario, entre varios más.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201431/mercado_roma3_1410_615x.jpg

Con casi mil 750 metros cuadrados de construcción, en las primeras dos plantas se encuentra el mercado y en la tercera un restaurante y un bar con terraza. Esta distribución logra que el visitante se encuentre primero con un exquisito mercado gourmet, y posteriormente llegue a una comunidad gastronómica en la que cada local ofrece algo distinto, desde productos orgánicos, tacos de barbacoa y mezcal, hasta hamburguesas o postres delicatessen como los chocolates Que Bo! Aquí es posible descubrir algo para cada gusto y antojo, así como pasillos llenos de color, sabor y un agradable diseño.

En definitiva, se trata de una divertida propuesta que no puedes dejar de visitar en la Ciudad de México.