Idealismo tecnológico
El arte, la tecnología de punta y una nueva visión ética se conjugan en las superestructuras vanguardistas que distinguen al neofuturismo.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/22/neof3_7115_615x.jpg

Desde finales de los años 60 y comienzos de los 70, arquitectos como Hal Foster, Buckminster Fuller, Eero Saarinen y Peter Cook comenzaron a experimentar con el desarrollo de superestructuras y monumentos de líneas espectaculares que evocan innovación, vanguardia y alta tecnología.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/22/neof2_7455_615x.jpg

A pesar de haber retomado algunos conceptos del futurismo de principios del siglo XX, este grupo dio un giro estético a sus creaciones y se distanció de la carga ideología que caracterizó el trabajo de sus predecesores. Sin embargo, fue hasta llegado el siglo XXI cuando el neofuturismo vivió un renacimiento creativo y filosófico que quedó claramente plasmado en el Manifiesto de la Ciudad Neofuturista, escrito por el diseñador italiano Vito di Bari.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/22/neof1_5735_615x.jpg

Arte, tecnología de punta y una nueva visión ética fueron algunas de las bases para el desarrollo creativo de gigantes de la arquitectura como Zaha Hadid y Santiago Calatrava, quienes han logrado darle un sentido igualmente emocional, expresivo e innovador a sus inigualables construcciones. Este movimiento incluso ha sido una clara influencia para la realización de algunos proyectos encabezados por Norman Foster, Richard Rogers o Renzo Piano, quienes también han sido figuras clave de la llamada arquitectura high-tech.