El valor de la historia
Pabellón Dufour, el equilibrio perfecto entre conservación y modernidad en Versalles.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/30/pdufour3_5225_615x.jpg

Arquitectura: Dominique Perrault

Las remodelaciones arquitectónicas realizadas en edificios históricos son intervenciones delicadas, pues siempre han abierto un debate entre los restauradores que piensan que estos inmuebles deben dejarse tal cual, contra la opinión de los restauradores que consideran que al mezclarlos con ideas y materiales actuales se alarga la vida de dichos inmuebles patrimoniales.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/30/pdufour5_2722_615x.jpg

El arquitecto francés Dominique Perrault comparte este último razonamiento, por lo que lideró la rehabilitación del antiguo Pabellón Dufour del Palacio de Versalles, la cual fue concebida para crear nuevos espacios de exposición y para la convivencia. El proyecto inició en 2011 y será terminado en su totalidad a finales de 2016. Cabe mencionar que este proyecto se realizó en colaboración con Frédéric Didier, quien es el jefe de arquitectura y monumentos históricos de Versalles.  “Esta nueva medida ofreció una solución funcional, sostenible y eficiente que preserva en todos los sentidos el diseño original del palacio”, compartió el arquitecto Dominique Perrault.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/30/pdufour4_8959_615x.jpg

Por su parte, la obra abarca una superficie de tres mil metros cuadrados. El objetivo fue mejorar la experiencia del visitante, con la remoción de las antiguas oficinas administrativas de la planta baja, que dieron paso a una nueva área de recepción. El proyecto consistió en recubrir los plafones y muros de esta
zona con una gran galería de lámparas creadas por la diseñadora francesa Gaëlle Lauriot-Prévost, quien hizo una pieza muy atractiva al asemejar una araña. Se agregó una escalera que permite comunicar a los asistentes con las áreas verdes. En el sótano se incluyó una librería, baños y un guardarropa. Finalmente, en los pisos superiores también fueron cambiados los usos de los espacios, al concebir un restaurante para 120 comensales y un auditorio para 150 personas.