El oficio de colgar arte
Te decimos cómo colocar y disponer piezas artísticas en tu espacio.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201519/colgarartecover_2952_615x.jpg

Muchas personas invierten gran parte de su tiempo y dinero buscando pinturas, fotografías u objetos para decorar sus casas o espacios de trabajo, y así formar una colección de arte. La idea de acompañar nuestras vidas de objetos que nos agradan o recuerdan algo especial es uno de los instintos humanos más básicos y una de las principales funciones del coleccionismo de arte. Sin embargo, resulta irónico que llegado el momento de disfrutarlas y colgarlas para ser vistas, se cometen errores que no sólo hacen difícil apreciar la obra, sino que en algunos casos comprometen incluso el buen estado o la conservación de las piezas.

Con frecuencia, al visitar las casas de clientes o personas interesadas en el arte, me sorprende ver que los cuadros, fotos u objetos están mal colocados. No sólo con respecto a un criterio subjetivo de gusto, sino que se colocan de manera tal que resulta difícil verlas y admirarlas. Revisemos entonces algunos de los errores más comunes, y consideremos algunos principios para saber qué hacer y qué no.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201519/colgararte2_2145_546x.jpg

El error que con más frecuencia comete la gente al colgar obra de arte es colocar las piezas demasiado altas. Una y otra vez ingreso a espacios habitables en donde los cuadros han sido colgados como si ahí viviera un gigante. Me imagino que tiene que ver con la idea de que la obra de arte es algo valioso y delicado, y que se tiene, por tanto, que poner en lo alto. Más adelante veremos cómo proteger la obra colgada y cómo asegurarla, pero no dejemos de lado que la realidad de las cosas es que las piezas fueron hechas para apreciarse, así es que la primera regla de sentido común es que la obra debe estar puesta a una altura a la que naturalmente sea fácil mirarla. Es decir, que debemos ver una obra de arte estando de pie y sin que sea necesario alzar la vista o doblar el cuello. Los cuadros deben estar a la altura de nuestra mirada y en un rango en el que nos sería fácil pintarlos. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201519/colgararte3_3066_546x.jpg

De aquí se desprende una segunda indicación importante. La mayoría de los museos en todo el mundo cuelgan las piezas para que el centro de la obra quede a 1.45 metros de altura respecto al piso. La próxima vez que visites un museo, detente a mirar lo bajo que están las piezas respecto al suelo, y lo cerca que llegan a la mirada del espectador para ser apreciadas cómodamente. Cuando yo coloco piezas en residencias o espacios de trabajo, la medida de 1.45 metros resulta —en muchas ocasiones— demasiado baja, por lo que procuramos que el centro de la pieza quede a 1.55 metros del piso. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201519/colgararte6_7344_615x.jpg

Lo anterior nos lleva a otra consideración. Como regla general, las piezas deben colgarse tomando en cuenta su altura respecto al piso y no, como muchas veces se asume, respecto al techo. Las dobles alturas y los techos altos no sirven para que las piezas sean dispuestas cerca del techo, donde nadie puede apreciarlas. En todo caso, si las piezas se acomodan correctamente, una doble altura ayudará a dar un sentido diáfano de aire y espacio a las piezas que las hará más deleitables. Como ejemplo, el último piso del estupendo edificio del arquitecto David Chipperfield en la Colección Jumex de la Ciudad de México. Con paredes que en algunas secciones rebasan los seis metros y un techo que permite la entrada de luz natural, las piezas son colocadas a una altura cómoda para el visitante, que hace que cualquier pieza, por pequeña que sea, luzca.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201519/colgararte1_9955_615x.jpg

Obviamente, este principio de no colgar la obra demasiado alto —o más específicamente a 1.55 metros entre el centro de la pieza y el piso— se rompe en espacios en los que hay algún mueble u objeto de por medio. Por ejemplo, es muy común que en un sala se coloque un cuadro por encima de un sillón, lo que hace imposible que la pieza quede colgada tan abajo. Al situar una obra por encima de un mueble, lo importante es hacer que no quede a la altura de la persona que está sentada, ya que la obstruirá o, incluso, la golpeará con la cabeza, pero tampoco tan arriba que no esté incorporada armónicamente al resto del ambiente. Una excelente manera de medirlo es ponerse de pie delante del cuadro a una distancia en la que pueda ser visto totalmente, y comprobar si su altura nos permite mirarlo cómodamente.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201519/colgararte5_3151_615x.jpg

Los cuadros, fotografías u objetos deben estar colgados con el soporte más firme posible y, en el caso de piezas que pasen de un metro de largo o sean pesadas, utilizando dos o más puntos de soporte sobre la pared para sujetar la pieza. Es importante emplear los clavos y soportes adecuados para cada pared. También es esencial verificar que el marco, alambre o la pieza de la que colgará el cuadro esté sujetada a éste firmemente. Asimismo, se deben utilizar taquetes especiales para muros de concreto o tablaroca —según sea el caso— antes de asegurar el cuadro. Si la pieza se compró en una galería de arte, es común que por un monto adicional mínimo el personal de la galería pueda ayudarte a colgar la pieza correctamente.

Recuerda: si lo estás haciendo tú mismo o estás considerando reacomodar o cambiar de obra, asegúrate de que los cuadros no estén a una altura para que los admire un gigante.