Ferdinand Porsche
El creador del automóvil con mayor trascendencia histórica.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201438/ferdinand_porche_6847_615x.jpg

Es difícil escuchar el célebre apellido y no relacionarlo con la firma que actualmente es líder en el mercado del lujo y la velocidad, sin embargo, Porsche no siempre fue sinónimo de ello, aunque sí de innovación. Desde muy joven, Ferdinand dio muestras de interés por la tecnología, sobre todo por aquella relacionada con autos y electricidad.

Su pasión y creatividad lo posicionaron desde los 18 años como ingeniero en importantes compañías, y fue escalando en la industria hasta que, en 1931, fundó su propia compañía en colaboración con su hijo Ferdinand Anton Porsche, mejor conocido como “Ferry”. Ambos tenían la ambición de crear un vehículo económico para la población en general, sin embargo, nunca conocieron a nadie que quisiera invertir lo suficiente para hacer posible su sueño hasta 1934, cuando Adolf Hitler se enamoró del proyecto. Y es así como  surgieron los primeros autos del modelo Volkswagen Escarabajo, mejor conocido en México como “vocho”. El mandatario fue cautivado por la tecnología y la estética de las creaciones de Porsche, por lo que lo consignó en 1942 a crear vehículos de uso militar, incluyendo el Tiger Tank alemán, el auto de batalla más potente de la época.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201438/ferdinand_porche_5940_546x.jpg

Al finalizar la guerra, Ferdinand fue arrestado por soldados franceses y cumplió 22 meses en prisión, mientras que su hijo Ferry comenzó la creación de un auto de carreras, el Cisitalia. Al terminar su cautiverio, Porsche quedó enamorado del concepto y, en 1950, se introdujo al mercado el primer automóvil de carreras de la firma, el cual trazaría el destino de ésta. Ferdinand murió el 30 de enero de 1951 a la edad de 75 años, pero su legado permanecerá vivo eternamente.