¡Fiel a tu esencia! Que tu casa hable de quién eres
Aplica estos principios básicos para despertar tu instinto creativo y adentrarte en el mundo del diseño de interiores sin morir en el intento.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/36/ifiel_a_tu_esencia_que_tu_casa_hable_de_quien_eres_1_2908_615x.jpg

El interiorismo ha tomando más fuerza que nunca y está al alcance de todos. Tenemos grandes tiendas que se especializan en el área de home, y estamos a un click de renovar toda la casa, pero ¿cómo hacerlo? Lo primero es definir lo que necesitas y lo que te apasiona para poder traducirlo a una decoración que lleve tu sello y estilo.
Aquí te decimos cómo hacerlo…

1.   Cultívate
Mientras más información tengas, mejores desiciones tomarás. Esto es una regla básica para todo lo que hagas así es que aplícalo también al diseño de tu espacio, pues mientras más conozcas, leas e investigues tendrás más claridad de lo que quieres lograr en tu hogar y encontrar tu estilo.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/36/ifiel_a_tu_esencia_que_tu_casa_hable_de_quien_eres_2_7346_1800x.jpg

2.   Inspírate
Sin inspiración no hay decoración. Sal de casa, explora tu ciudad, lee un buen libro, asiste a un concierto, viaja lo más que puedas y permanece en estado de alerta para encontrar inspiración donde sea. Sólo hace falta que prestes atención a los detalles que te rodean y tus ideas de decoración fluirán.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/29/la_receta_para_una_casa_a_tu_estilo_3_8660_1365x.jpg

3.   Rompe esquemas
Existen reglas, pero…
ya que las domines podrás romperlas. Atrévete a usar tu color favorito en la cocina, llena la casa de estampados, intenta decorar todo lo que quieras con blanco si tienes niños o mascotas, no dejes de lado tus ideas deco más arriesgadas, opta por investigar qué es lo mejor para tí, para tu espacio y no dudes que ¡puedes hacerlo!

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/29/la_receta_para_una_casa_a_tu_estilo_2_7203_1365x.jpg

4.   No gastes, invierte
Este es el mantra por
excelencia a la hora de decorar. No tienes que ser millonario para lograr una recámara ultrachic o un loft minimalista, basta con que escojas correctamente lo que vas a comprar. Invierte poco a poco, puedes iniciar con una pieza de gran calidad y aunque sea una inversión mayor, al final tendrás esa pieza para siempre que realmente puede definir una habitación o incluso tu casa entera.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/36/ifiel_a_tu_esencia_que_tu_casa_hable_de_quien_eres_3_4103_1365x.jpg

5.   Busca armonía
El balance y la simetría son como un imán que cautiva a cualquiera. ¿Te ha pasado que un ambiente despierta en ti un estado de calma y no sabes por qué? Muy probablemente es por su armonía. A la hora de diseñar tu hogar, tu mejor aliado será la simetría y el equilibrio. Busca un punto focal en la habitación -por ejemplo, una chimenea, una pintura, una ventana- y crea una composición alrededor de él.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/36/ifiel_a_tu_esencia_que_tu_casa_hable_de_quien_eres_4_2460_1365x.jpg

6.   Shine on!
La luz es tan importante que puede cambiar nuestro estado de ánimo y emociones, por ello haz check en este punto. Aprovecha al máximo la luz natural de tu espacio, utiliza espejos para reflejarla y agrandar la habitación.
Bonus tip:
Agrega al menos tres fuentes de iluminación en cada espacio. Por ejemplo, en la recámara puede ser luz general con una luminaria colgante, una lámpara en la mesita de noche para leer y una luminaria en el tocador. De esta forma podrás crear distintas atmósferas según tu estado de ánimo.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/36/ifiel_a_tu_esencia_que_tu_casa_hable_de_quien_eres_5_3371_1365x.jpg

7.   Elige bien tus joyas personales
Tendemos a ser acumuladores pero, ¿realmente necesitamos tantas cosas? Muchas veces nos cuesta trabajo deshacernos de objetos que tienen un valor sentimental y terminamos casi asfixiados por objetos que no necesitamos. Conserva sólo tus piezas favoritos, esos que nunca te cansas de mirar, así harás espacio para elementos nuevos, que representen quien eres hoy.