4 TRUCOS infalibles para casas sin ARMARIO
Cuando elegiste tu vivienda, o no te diste cuenta o no le diste importancia. Pero con el tiempo la falta de un closet empieza a ser un problema. Mantén la calma, todo tiene solución.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/03/closet_1895_615x.jpg

1. Practica tetris en la pared (y en el techo)

La combinación pocos metros y ausencia de armarios puede ser desesperante. Sin embargo, siempre hay una luz al final del camino. En un espacio pequeño un clásico rack de ropa se hace excesivamente aparatoso, su estructura ocupa demasiado espacio. En esta situación es mejor optar por colgadores de techo y apliques de pared combinados con diferentes muebles para organizar la ropa y los complementos. Reserva una esquina de tu dormitorio y crea tu rincón-closet.

2. Si tu problema no es el espacio...

Puede ocurrir que tu casa no tenga armarios empotrados porque es un edificio antiguo. Tienes metros pero no tienes espacio para guardar ropa en tu dormitorio porque antes no se acumulaban tantas prendas y no tenía sentido. Pero ahora, ¿qué haces con todo lo que tienes por no haber seguido los consejos de Marie Kondo? Haz que el destino de la habitación más pequeña de la casa sea convertirse en vestidor. Siempre has querido uno y este es tu momento. Si hay diversidad de opiniones en casa, todo es compatible. ¿Oficina-vestidor?

3. Sigue los mandamientos de los gurús del orden

No nos queda otra. Si no tenemos armarios y tampoco queremos tener mucha ropa a la vista en el dormitorio o en alguna zona la cosa, es primordial deshacerte de todo aquello que no te pones. Si eres de los que no disfruta regalando ropa y perdiéndola de vista para siempre, organízala en cajas y al desván. Quédate solo con lo básico y busca soluciones con el mobiliario que ya tengas en casa.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/03/closet_1033_1365x.jpg

4. Se levanta el telón

Vale, has creado tu pequeño rincón con cómodas, apliques de pared, colgadores de techo, etc. Pero no te gusta tener todo a la vista, no te da la paz que necesitas en tu dormitorio. En ese caso, opta por una solución decorativa que puede darle un giro inesperado: cortinas. Elige una buena tela (un color liso siempre es sinónimo de acertar) y otórgale un tono dramático y teatral. ¿Quién dijo que no tenías sitio para un vestidor?

 

Texto publicado originalmente en AD España.