Eero Aarnio
Conversamos con el diseñador más famoso de Finlandia, quien nos sorprendió tanto por su creatividad como por su energía desbordante.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/45/eero1_3095_615x.jpg

Siempre es intimidante encontrarse con un diseñador de renombre internacional que ya ha creado varias piezas icónicas. Pero después de sólo algunos segundos, la personalidad relajada, alegre y humilde de Eero Aarnio nos convenció de que nuestra conversación con él iba a ser divertida. Su sentido del humor es evidente y se refleja también a través de su trabajo. Para él, es importante hacer reír a la gente. A sus 84 años de edad, todavía tiene la misma energía de sus inicios, a tal punto que resulta difícil pensar que su carrera abarca siete décadas. Tras estudiar en el Instituto de Artes Industriales en Helsinki, fundó su despacho en 1962. Un año después, diseñó la pieza que lo dio a conocer en el mundo: la silla “Ball”. Fabricada por Asko Oy y presentada por primera vez en 1966, esta creación plasma el espíritu de optimismo del período y la tendencia por usar nuevos materiales industriales brutos.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/45/eero4_2992_546x.jpg

“El plástico me da mucha libertad”, compartió Aarnio. A través de su trabajo, se notan la liberación de la forma, el gusto por la experimentación y la omnipresencia de la diversión. “Para mí, la alegría está vinculada con la creatividad”. Durante el 2016, el Museo del Diseño de Helsinki dedicó a Eero Aarnio una exposición para presentar lo que sucede detrás del escenario y cómo fueron producidos los muebles, las lámparas y los pequeños objetos imaginados por el finlandés, entre los años 50 y hoy. La silla “Bubble”, el taburete “Rocket” y el “Puppy” (de la marca Magis) son algunas de las piezas clave que revelan la enorme imaginación de Eero Aarnio. “Nada es imposible en mi mente. (…) Si tuviera algún consejo para los jóvenes, sería: hagan lo que su mente y sus sentimientos les digan y no sigan lo que sus profesores les cuenten”, confesó el diseñador finlandés.
 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/45/eero2_3029_615x.jpg

Para honrar el gran interés por la innovación de Eero Aarnio, los diseñadores Ville Kokkonen y Florencia Colombo —quienes se encargaron de la
escenografía de la muestra— tuvieron la idea de introducir robots en una sala del museo, con plataformas móviles que cambiaban de dirección según los movimientos de los visitantes y sobre las cuales se presentaron algunas piezas. Con una carrera tan exitosa, es difícil saber qué nuevo reto podría interesar a Eero Aarnio. Como ocurrió desde los primeros minutos de nuestro encuentro con él, nunca abandonó su entusiasmo. “Mi proyecto de ensueño siempre es el que sigue”, concluyó Aarnio.