Inventos salvavidas
5 inventos que llegaron al mundo para quedarse.

Son objetos que usamos todos los días, y estamos tan acostumbrados a ellos que parece que han estado aquí toda la vida, pero no, ninguno tiene más de 100 años. Te mostramos cinco diseños simples y brillantes que llegaron para quedarse.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201510/inventossalva3_9617_546x.jpg

La tetera creada por Michael Graves en 1984, con un pájaro que silva al hervir el agua, hoy es uno de los artículos de cocina más populares. Distribuida por Alessi, vende más de 100,000 unidades al año.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201510/inventossalva6_38_615x.jpg

En 1952 Julius Samann creó los árboles Car-Freshner, una figura con aroma para refrescar el auto, y desde su lanzamiento fue un gran éxito. Hoy se ha convertido en un ícono de la cultura pop utilizado en diversos tipos de arte, desde películas hasta pinturas, y desde luego, en los autos.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201510/inventossalva1_3501_615x.jpg

Los Post-it fueron inventados en 1968 mientras Spenser Silver trataba de crear un pegamento ultra poderoso. En su lugar, por accidente, creó uno que podría pegar y despegar sin dañar los objetos a los que se adhería. Años más tarde, en 1974, la empresa 3M lo ayudó a utilizar su invento con papel para crear las notitas sin las que hoy no podemos vivir.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201510/inventossalva5_3919_546x.jpg

La típica pluma Bic con punta roll-on que todos usamos prácticamente a diario, fue creada en 1938 por Lazlo y Gyorgy Biro, quienes presentaron su diseño en la Feria Internacional de Budapest. Después de patentarla y llevarla a varias compañías, fue Marchel Bich, fundador de Bic, quien compró la patente en 1945.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201510/inventossalva2_3385_615x.jpg

Las banditas adhesivas vieron la luz del día en 1917, cuando Earle Dickson, quien trabajaba para Johnson & Johnson, creó las bandas para cubrir heridas. Cuando salieron al mercado a nadie le interesaban, así que en un intento de publicitarlas, la compañía se las regaló a los clubes de Boy Scout, y desde entonces las ventas aumentaron como la espuma.