Cómo montar la mesa para una boda real
¿Dónde van los platos? ¿Cuántas copas se necesitan? Te diremos todo lo que conlleva la decoración de una mesa para un evento de etiqueta.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/20/mesa_boda_real_3351_615x.jpg

Este fin de semana el mundo se va a detener por unos instantes para lo que pocas veces nos toca ver: una Boda Real. Esta vez, el Príncipe Harry y Meghan Markle son los protagonistas.

Sabemos que existen una infinidad de detalles por tomarse en cuenta para estos eventos, pero el menú que degustarán los invitados siempre es uno de los secretos mejor guardados. Seguramente los platillos se verán fantásticos, pero ¿qué elementos deben de ir en la mesa? ¿cuánta utilería estará involucrada? Aquí te explicaremos cómo montar una mesa digna de la realeza.

El elemento principal es una mesa imperial rectangular, donde caben entre 20 y 30 comensales, así que este banquete requiere de una gran producción. Lo primero a montar sobre la mesa es el mantel y el centro floral. En este caso, únicamente las personas más allegadas a la pareja, y sus familiares, son los que disfrutarán de un servicio francés, es decir, todos cenarán lo mismo y los meseros lo servirán al momento sobre la mesa con pinzas o cucharones. Empezando con los platos de las damas. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/20/mesa_boda_real_3120_1800x.jpg

En un evento de la magnitud de Windsor, por lo general se sirven entre cinco y ocho platillos: el aperitivo, una entrada (puede ser sopa y/o ensalada), un sorbet para limpiar el paladar, el plato fuerte, que puede constar hasta de tres platillos diferentes, otro sorbet, un digestivo y, finalmente, el postre acompañado por una taza de té o café.

Los invitados encontrarán, cerca de sus platos, una etiqueta con sus nombres que les indicará en dónde está su asiento. Frente a ellos está el plato base, que no se usa para comer y siempre es el más grande. Después se coloca el plato llano principal, luego el de ensalada y al final el hondo, que es para la sopa. Los tenedores van a la izquierda del plato y se usarán según del número de platillos. Del lado derecho los cuchillos y arriba un par de cucharas para el postre.

Es muy importante considerar que la servilleta de tela debe ir a la izquierda, debajo de los tenedores, y todos estos cubiertos se utilizan desde afuera hacia dentro, es decir, con los utensilios que están en las orillas se come el primer platillo, con los consiguientes el segundo platillo y así, sucesivamente.

En el caso para las bebidas, se deberán colocar copas para agua, vino blanco, vino tinto y champagne. Todas acomodadas del lado derecho del comensal. Las tazas llegarán después junto con el postre.

Sin embargo, con tanto protocolo a considerar, este año será diferente: siendo que Meghan es estadounidense, el banquete se organizará en mesas redondas y no en una gran mesa rectangular como la familia real británica acostumbra.