Arte para niños
“Cuando oigo que un hombre tiene el hábito de la lectura, estoy predispuesto a pensar bien de él”, Nicolás de Avellaneda.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201419/arte_para_ninos_4831_360x.jpg

¿Qué pensaría el ex presidente de Argentina, Nicolás Avellaneda, de nuestros hábitos de lectura, si viviera en México? En una encuesta sobre el índice de lectura realizada por la UNESCO el año pasado, México ocupó el penúltimo lugar de entre 108 países. En promedio, los mexicanos leen 2.8 libros al año, y sólo para el dos por ciento de la población es una costumbre, mientras que en países europeos como España y Alemania se lee un promedio de entre siete y 12 textos por persona al año. Y por si estos resultados no fueran alarmantes, según la última Encuesta Nacional de Lectura realizada a jóvenes de entre 12 y 17 años, un 48 por ciento de ellos nunca ha acudido a una biblioteca.

Se han llevado a cabo diversos eventos, actividades culturales y campañas publicitarias para hacer de esta práctica un hábito, sin embargo, la obra que presento a continuación es una propuesta interesante. ¿Por qué? Niños CONARTE es la mancuerna perfecta entre interiorismo y cultura. Dicha propuesta surge con el fin de hacer del arte y la lectura puntos de partida para el aprendizaje y el desarrollo de la creatividad en los infantes. El fruto de este esfuerzo es obra de la firma de branding e interiorismo Anagrama, potenciada por el Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León (CONARTE) y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA). Este centro cultural está ubicado en el Parque Fundidora, en las antiguas instalaciones de la Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey. Dicha estructura actualmente es reconocida como el Museo Sitio de Arqueología Industrial, y es considerada patrimonio del estado de Nuevo León.

Para la firma interiorista, uno de los retos más importantes fue no poder intervenir el espacio directamente, sin embargo, el trabajo que llevaron a cabo dio un resultado pleno de autenticidad, color y diversión. Anagrama logró concebir una plataforma asimétrica y vanguardista, que evoca la topografía montañosa característica de Monterrey. Además de ser llamativo por sus colores vibrantes y dinamismo espacial, este acervo cuenta con aproximadamente cuatro mil 300 volúmenes procedentes de 12 casas editoriales distintas.

Finalmente, aunque la biblioteca Niños CONARTE se encuentra en una antigua nave de fierro y ladrillo, el contraste que crean el amarillo, el azul y el rosa con el gris de las paredes y el suelo, logran transportar a los usuarios a un mundo utópico donde todo orbita alrededor de la imaginación y la sed de conocimiento.