Un café verde
Beijing necesita aire fresco y esta cafetería intenta dárselo, al menos a sus comensales.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201550/cafev3_710_615x.jpg

Este proyecto modernizó la estructura de un invernadero para crear una nueva sucursal del Café 27, el cual se caracteriza por servir alimentos con ingredientes frescos y saludables, y eso es justamente lo que querían reflejar en la arquitectura. Fue concebido como un jardín a la inversa, ya que todos los elementos de jardinería fueron colocados dentro del invernadero y la decoración exterior giró en torno a ellos.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201550/cafev2_1144_546x.jpg

Four O Nine, el estudio que lo diseñó, quiso que al entrar al lugar la gente viviera una experiencia ecológica, es por eso que pusieron una pared verde formada con macetas para que fuera lo primero que vieran y contrastara con el aire contaminado de la ciudad. Su inmenso bar de cerámica ofrece un espacio fresco para sentarse, durante el invierno cuenta con un sistema de calefacción (de bajo impacto ecológico) para proteger a los visitantes del frío, pero en el verano la terraza tiene mini techos de madera que hacen sombra. Los jardines colgantes dentro y fuera del edificio redondean esta experiencia selvática en plena urbe.

www.four-o-nine.com