Bon Appétit!
Delicia para la vista y el paladar: la alquimia funciona en estos cinco restaurantes de la República Mexicana.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201508/bon_appetit_2_6202_615x.jpg
Terracosta
  • San Luis Potosí
  • Arquitectura: Broissin
  • Diseño interior: Alejandra Jiménez y Rodrigo Jiménez

La arquitectura y el interiorismo del Terracosta tenían que reflejar su concepto culinario: especializado en los cortes y mariscos, se usaron tonalidades tierra y grises como tela de fondo, así como un piso de concreto pulido con hexágonos pintados. Por otra parte, para evocar el mar, se diseñó un techo con “láminas de madera de encino cortadas en lecturas ondulantes como memoria de las aguas que cortejan a los pescadores en los amaneceres de redada”, según las palabras de los arquitectos de Broissin.

Para complementar este espacio perfectamente estudiado, que consta de un sinfín de luces artificiales, se colocaron libros, piezas de artesanía y maletines de viaje, entre otros, como si fuera un gabinete de curiosidades.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201508/bon_appetit_5_2841_546x.jpg
Hueso
  • Guadalajara, Jalisco
  • Arquitectura y Diseño interior: Ignacio Cadena

Al lado de la Fundación Luis Barragán y de la Casa-Estudio del arquitecto Ignacio Díaz Morales, este restaurante de vanguardia se aloja en un edificio que data de 1940. Hecha con mosaicos de cerámica diseñados por José Noé Suro, la fachada fue cubierta por una retícula inspirada en puntadas de costura.

Sin embargo, el concepto original se percibe adentro: en efecto, las paredes interiores revelan más de 10 mil huesos de animales y plantas que conviven con varios utensilios de cocina. Por ello, el nombre del restaurante fue evidente. Entre sorpresa y humor, Hueso invita a sus comensales a probar algo diferente, tanto visual como gastronómicamente, pues el concepto culinario de Alfonso Cadena es “hasta cierto punto primitivo, aunque con bases muy sofisticadas. La comida se presenta de forma irreverente, pues los contrastes visuales, de texturas y sabores siempre están presentes”.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201508/bon_appetit_1_9108_615x.jpg

La Tratto Santa Lucía

  • Mérida, Yucatán
  • Diseño interior: DøX ARQUITECTOS (Xavier Salas y David Cervera)

En el centro histórico de la Ciudad Blanca, en el famoso parque de Santa Lucía, este restaurante tiene como estuche un edificio colonial catalogado como monumento histórico. Con sus arcos exteriores sublimes, su techo con vigas de madera de zapote y su arcada interior con columnas corintias, La Tratto Santa Lucía transporta a los comensales a otra época. La barra principal fue recubierta a base de madera de caoba y mármol blanco, y el piso de pasta fue realizado de manera tradicional.

Según los arquitectos Xavier Salas y David Cervera —a cargo del proyecto—, el mayor desafío fue resaltar la estructura de origen y lograr provocar la sensación de estar fuera del tiempo, ya que las referencias a la estética colonial están reinventadas a la luz de nuestra época.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201508/bon_appetit_4_507_546x.jpg

Spice

  • Los Cabos, Baja California
  • Diseño interior: Archetonic

Con una superficie de casi 380 metros cuadrados, el Spice —nombre que hace referencia a las especias y los sabores picantes—, en el interior del hotel Secrets Resort, fusiona las culturas asiática y mexicana en un espacio donde los materiales como el granito negro y la madera crean una atmósfera contemporánea. En la barra central, los lambrines son los protagonistas del espacio.

El color rojo fue escogido no sólo para la mantelería, sino para los dibujos de árboles que evocan el Japón ancestral y que están colocados en las paredes de la barra. Los profesionales de Archetonic se enfocaron en diseñar un espacio integral, por lo que las mesas se acomodan de acuerdo a un eje. El techo de doble altura refuerza la sensación de verticalidad que desprende este restaurante.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201508/bon_appetit_3_5185_615x.jpg

Montero

  • Saltillo, Coahuila
  • Diseño interior: Anagrama

Situado en la frontera norte de nuestro país, este restaurante fue inspirado en su entorno desértico. Ya que se encuentra en un edificio que data de la época colonial, los profesionales de Anagrama buscaron respetar y preservar la historia de este sitio a través de un proyecto donde elementos antiguos se combinan con accesorios y piezas de mobiliario modernos.

Mucho más que un proyecto de interiorismo, este restaurante —que honra a la comida regional tradicional y la enaltece con toques contemporáneos— fue concebido como una verdadera marca que se tenía que desarrollar con una identidad gráfica específica. Este concepto de diseño global se refleja tanto a través del espacio como de los productos y del alma de Saltillo.

Presente en Monterrey y en la Ciudad de México, Anagrama es una firma de branding. Proporciona servicios de consultoría, diseño de logotipos, ilustraciones, objetos y espacios, entre otros, y cuenta con un equipo multidisciplinario de creativos que siempre busca cristalizar en un proyecto la personalidad y los valores de su cliente, además de tomar en cuenta los impactos económicos.