Menos es MIX
Tres gurús del interiorismo (Kelly Wearstler, Humbert & Poyet y Jaime Beriestain) nos desvelan sus mezclas secretas para lograr el milagro de la Alta Decoración en espacios mini.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/36/menos_es_mix_3_7023_615x.jpg

Kelly Wearstler
La reina del lujo maximalista aconseja colocar poco pero bueno y grande:

1. Subida de tono. La elección del color o del estampado son toda una declaración de intenciones. Utilizar una pintura diferente en el techo o un papel pintado enérgico puede cambiar drásticamente las proporciones de una habitación.

2. Luz dorada. Creo que no hay nada más sexy que una iluminación correcta, ya que cambia la energía y la sensación de un lugar, da encanto y carisma. En pocos metros, apostaría por lámparas y apliques dorados.

3. A través del espejo. Puedes crear la ilusión de mayor tamaño usando de manera inteligente espejos y muebles con ese acabado. Además, incrementará la cantidad de luz natural.

4. Más es más. Una pieza artística atrae el punto focal y añade profundidad. No temas utilizar algo sobredimensionado o audaz.

5. Apuesta ganadora. Con una silla importante o con una mesa de un material rico tendrás un rincón llamativo.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/36/menos_es_mix_4_8954_546x.jpg

Humbert & Poyet
El dúo francés apuesta por tonos neutros, muebles multifuncionales y por crear modernos camarotes:

1. Zona neutral. Blanco, beige, gris... El no-color refleja la luz con facilidad y amplía la percepción del espacio.

2. Vida en alta mar. Distribuye los muebles como en la cabina de un barco. Para optimizar hasta el último centímetro sin perder confort es mejor que cada uno tenga una doble función. Las escaleras, por ejemplo, pueden esconder una cajonera y la cama, un pequeño armario ropero.

3. Belleza franca. Apuesta por materiales simples, pero hermosos, como la madera lacada en blanco. Es importante elegir piezas puras y sencillas que no compitan y dejen hueco para ligeras notas de calidez. Una buena opción para conseguir personalidad son las antigüedades. La clave está en ser creativo.

4. Dar lata. Ilumina con accesorios mini de latón para lograr un toque de lujo discreto y cuelga una o dos lámparas de fibras vegetales, como el ratán, para lograr un resultado más espectacular.

5. Efecto óptico. Un truco para engañar al ojo es usar espejos con marcos dorados o llenar una pared de cuadros pequeños. En telas, mejor las naturales, algodones o linos con mucho cuerpo y en tonos claros.

Jaime Beriestain
El interiorista chileno aplica una fórmula infalible: vintage, diseño y efectivos juegos de volúmenes.

1. Forma y función. En un espacio pequeño aprovecha el 100% de la superficie. Si vas a hacer una reforma integral, evita pasillos. Si no es posible, intenta darles uso y vida.

2. No seas claro. Creemos falsamente que el blanco ayuda a crear amplitud, pero lo más importante es trabajar por capas de color, de luces, de volúmenes y de matices. Esa complejidad visual hará que el espacio parezca el doble de grande.

3. Elevarse al cubo. Utiliza muebles más bajos de lo normal para que los techos se vean más altos. Piensa en metros cúbicos en lugar de en cuadrados.

4. Atracción visual. Huye de las iluminaciones planas, mejor crea varios puntos de atracción. Las luces desde el suelo logran una ilusión muy interesante.

5. Entre bambalinas. Divide zonas con biombos, conseguirás la ilusión de una mayor profundidad.

*Texto publicado originalmente en AD España.

¡Ve en estas imágenes las creaciones de estos gurús del interiorismo!