Arte interiorista
En este departamento en la Ciudad de México, las obras y las vistas son los protogonistas que guiaron el proyecto de interiorismo.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/51/sally3_538_615x.jpg

Diseño interior: Sally Azar

Las residencias del hotel St. Regis se ubican en una de las zonas más cotizadas de la capital mexicana. Diseñado por Sally Azar —en memoria de Magaly Fuentes—, este departamento cuenta con vistas majestuosas hacia el célebre Paseo de la Reforma. Organizado en 270 metros cuadrados, el espacio plasma una fusión de estilos que va de lo tradicional a lo contemporáneo. Todo el concepto creativo fue imaginado para resaltar las piezas de arte que adornan esta residencia. En la entrada, una obra monumental de Ricardo Martínez y una escultura de Jorge Marín crean una sensación de majestuosidad. La iluminación —mayormente indirecta— contribuye a sublimar las piezas de mobiliario y de arte, como es el caso de la cómoda de Julian Chichester que sobresale en la pared.
 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/51/sally4_1251_615x.jpg

En el comedor, Sally Azar decidió combinar varios estilos y materiales para dar vida a un espacio contemporáneo, ecléctico y elegante. Con su base de cromo, la mesa de Century Furniture es de madera natural. Sobre ésta, el candil de cristal y hoja de plata es de Fine Art Lamps, fabricante basado en Florida. Las sillas tapizadas de lino son de la marca belga Marie’s Corner, y el mueble tipo danés contemporáneo tiene puertas forradas en pergamino negro y patas de metal dorado. En el área principal, que ofrece vistas excepcionales hacia la ciudad, la paleta coromática es suave, sobria y clara, como la alfombra beige de Calvi Rugs, así como los sofás de Artelinea, y los sillones Vanity Fair de Poltrona Frau del mismo tono. Además, algunos toques decorativos azules hacen referencia a las obras de Rufino Tamayo y de Pedro Coronel.  El departamento cuenta también con una sala de televisión donde se descubren varios grabados de Salvador Dalí. Hecha de metal y cubierta de piel, la mesa de Eric Brand en forma de grapa fue especialmente diseñada para este proyecto.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/51/sally2_1241_615x.jpg

La oficina, por su parte, está amueblada con un escritorio de Julian Chichester, una silla Bauhaus y una lámpara de pie de Eichholtz para Ma Maison. El panorama urbano es la tela de fondo. La recámara principal también fue decorada con tonalidades neutras, como el blanco y el arena, para dar una sensación apacible que invita a descansar. Varios elementos fueron escogidos para brindar calidez, como el sillón de lino, las cortinas de seda y la alfombra sobre el piso de madera. Al concebir un diseño interior que fuera a la vez sofisticado y discreto, Sally Azar supo cómo honrar la colección de arte que adorna cada rincón de este departamento, así como las vistas excepcionales hacia la avenida más importante de la Ciudad de México y sus alrededores.