El punto de encuetro entre lo antiguo y lo nuevo
Espacios abiertos y bien iluminados con mobiliario clásico y contemporáneo, sobresalen en este hogar diseñado por Mariana Morales de Murga.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/48/el_punto_de_encuetro_entre_lo_antiguo_y_lo_nuevo_1_3642_615x.jpg

Una pareja de profesionistas jubilados con 40 años de casados y a la que le gusta disfrutar la vida, habita en este departamento diseñado por la arquitecta Mariana Morales de Murga.
La propiedad, que se ubica en el Club de Golf Bosques en Cuajimalpa y mide 460 metros cuadrados, se distingue por sus espacios abiertos, luminosos y acogedores con una mezcla de estilos entre lo contemporáneo y lo clásico.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/48/el_punto_de_encuetro_entre_lo_antiguo_y_lo_nuevo_2_1007_1800x.jpg

“Los interiores se diseñaron con base a las necesidades de los usuarios. Utilizamos sus muebles, objetos y piezas de arte.
“Uno de los retos más importantes consistió en ocultar mediante clósets y libreros unas columnas que formaban parte de la estructura. También habían algunas trabes que se escondieron en falsos plafones grises para crear un efecto más limpio”, explica Morales.
La sala y el comedor comparten un mismo espacio, al igual que el estudio y el cuarto de televisión. Ahí se aprecian los pisos de madera de roble y algunos lambrines de la misma madera.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/48/el_punto_de_encuetro_entre_lo_antiguo_y_lo_nuevo_3_2708_1365x.jpg

Ya que los habitantes son aficionados de la gastronomía, se le dio especial importancia a la cocina. Esta, posee muebles de laminado blanco brillante y acero inoxidable, así como cubiertas de silestone (compuesto en 94 por ciento de cuarzo natural).
Dos recámaras, cada una con vestidor y baño integrados, forman la zona privada. Los acabados en mármol blanco con vetas grises y canceles de vidrio son su sello distintivo.
“Es un departamento luminoso, amplio, cálido, cómodo y práctico”, concluyó la arquitecta.