Una atmósfera creada por Sobrado + Ugalde Arquitectos
Ciento ochenta metros cuadrados de espacios abiertos y compartidos dan vida a la obra de interiorismo más reciente de la firma Sobrado + Ugalde Arquitectos.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/departamento_por_sobrado_y_ugalde_arquitectos_2_1766_615x.jpg

Arquitectura: Sobrado + Ugalde Arquitectos

El edificio Veramonte en Santa Fe alberga la obra de interiorismo más reciente del despacho mexicano Sobrado + Ugalde Arquitectos. Se trata de un departamento residencial cuyos 180 metros cuadrados reflejan la personalidad de un alto ejecutivo de la Ciudad de México. Para entender esta construcción es necesario dividirla en cuatro elementos principales: la distribución de los espacios, la selección de los acabados, el mobiliario y, por último, el manejo de la iluminación natural y artificial.

En la distribución de las estancias se generaron áreas continuas, abiertas y compartidas, por lo que no existen divisiones o muros entre ellas. Asimismo se respetó la doble altura que desde un inicio marcaba la estructura. En cuanto a los materiales se empleó madera, piedra, granito, mármol amber brown, acero inoxidable, cristal templado de seis milímetros con tintex negro o blanco y concreto aparente pulido. Se buscó que los acabados fueran lo más naturales posible para crear un ambiente sencillo y cálido.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/departamento_por_sobrado_y_ugalde_arquitectos_6726_615x.jpg

El mobiliario fue fabricado por la firma Maper, propiedad de Sobrado + Ugalde Arquitectos, quienes introdujeron componentes en pares: dos sillas, dos bancos, dos sillones, etc., con el fin de que la decoración tuviera ritmo y armonía, conceptos que estos diseñadores dominan con maestría. También existen muebles que son únicos, como la mesa de centro de la sala, que funge como una pieza de arte porque fue construida exclusivamente para este lugar en acero y cristal templado.

Por su parte, el diseño de iluminación es un elemento fundamental dentro de la obra. En el caso de la luz artificial se emplearon LEDs, los cuales fueron colocados de manera indirecta a través de plafones y muros para concebir espacios cálidos; su intensidad se controla manualmente.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/departamento_en_santa_fe_por_sobrado_y_ugalde_arquitectos_3_2736_615x.jpg

En la zona privada yacen la recámara principal y la de huéspedes, las cuales comparten el mismo estilo decorativo que las estancias comunes y además poseen ventanales que permiten inigualables vistas de la Ciudad de México.

Finalmente, el uso de la tecnología se hizo presente mediante la automatización del sonido, controlado en cada espacio por una matriz, y también por un sistema de cortinas industriales automáticas que oscurecen el departamento hasta transformarlo en una sala de cine, todo esto gracias a la calidad espacial y al multifacético diseño de interiores que creó esta firma de arquitectos mexicanos.