La elegancia de la gran manzana
En el hotel The Plaza, el más vanguardista de Nueva York, se encuentra una majestuosa morada creada por el ingenio mexicano.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/departamento_nueva_york_plaza_hotel_2_1311_615x.jpg

Diseño interior: Arquitectura en Movimiento

El hotel The Plaza es uno de los edificios más icónicos y aclamados de Nueva York. Es hogar de afamadas celebridades y diseñadores de la talla de Tommy Hilfiger debido a la historia y el lujo que alberga. Y es justo ahí, en esta sede de artistas y estrellas del séptimo arte, donde yace esta vivienda con diseño interior de gusto refinado, digno de la construcción que lo acoge.

Se trata de un departamento conformado por cuatro habitaciones, cocina, comedor, sala y estudio. Concebido por el despacho mexicano Arquitectura en Movimiento, está situado en el mezzanine del hotel y cuenta con una vista privilegiada al lago de Central Park.

Al dar inicio a este proyecto de interiorismo, el equipo creativo tuvo que hacer algunas modificaciones a la estructura para que pudiera funcionar de acuerdo a las necesidades del cliente. Se realizó un análisis del sitio para redistribuir los espacios y, gracias a la eliminación de columnas y ductos destinados a la calefacción y al aire acondicionado, fue posible rescatar 40 metros cuadrados adicionales. Además, el inmueble también tuvo que ser intervenido con aislamiento acústico para evitar que el ruido del piso inferior se infiltrara.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/departamento_nueva_york_plaza_hotel_4_966_615x.jpg

Los techos de la vivienda son de doble altura, una caracterísitca típica de las residencias de lujo neoyorquinas, lo cual dota de generosa amplitud al interior. El distinguido estilo que le depara al visitante se puede apreciar desde la entrada, en donde se es recibido por techos y muros de mármol, así como por luminarias de gran diseño.

A continuación, se encuentra un comedor para 10 comensales, el cual invita al huésped a deleitarse con la luz que aporta el fino candelabro suspendido sobre la mesa. Los toques contemporáneos se pueden apreciar en la alfombra, el mobiliario y el arte, que fueron elegidos a gusto del cliente.

Para llegar a las recámaras, se accede a través de un corredor, el cual exhibe algunas obras pictóricas de artistas de talla internacional. A un lado se ubica un pequeño estudio en donde se puede respirar el exquisito aroma de la madera natural del roble.

Por su parte, la decoración y tonos que se emplearon para las cuatro habitaciones sugieren tranquilidad visual y sobriedad. La recámara infantil cuenta con dos literas para los pequeños. Y, en cuanto al mobiliario, podemos encontrar piezas de importantes marcas internacionales, como Poltrona Frau, Desiron, Moura Star, Armani Casa, Holly Hunt, Swarovski y Ligne Roset, entre otras.