Sabor a México
El Chapulín, un restaurante donde converge lo mejor de la cocina, el arte y el diseño de nuestro país.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201503/el_chapulin1_1724_615x.jpg

En el Hotel Presidente Intercontinental, ubicado en el corazón de Polanco, yace esta oda a la tradición mexicana, en donde desde los pasillos hasta la cocina se respira la esencia y el talento característico de nuestro querido México. Y no cabe duda de que la unión hace la fuerza, pues El Chapulín es producto de una fructífera colaboración entre varias estrellas de la escena creativa nacional, quienes pusieron manos a la obra para dar vida a un lugar que deleitara todos los sentidos de sus visitantes.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201503/el_chapulin2_9976_546x.jpg

El impacto visual comienza inmediatamente al cruzar la puerta que divide el lobby del hotel de la entrada, ya que ésta nos recibe con un pasillo cuyos muros presumen más de 11 mil piezas de barro negro diseñadas estratégicamente para acoplarse a la arquitectura, las cuales fueron concebidas artesanalmente por las manos de mujeres oaxaqueñas en el taller Los Alacranes, comandado por el escultor y ceramista Adán Paredes. Posteriormente, mientras el olfato comienza a detectar una deliciosa combinación de mezcal, condimentos y platillos mexicanos, el tono oscuro del barro se transforma, casi naturalmente, en un espacio cubierto de acabados de madera con acentos geométricos y entretejidos de mimbre y cestería, donde también destaca una pieza de mosaicos digitales con fotos representativas de Chapultepec en forma de caleidoscopio, creadas por el artista Ignacio Rodríguez Bach.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201503/el_chapulin3_701_615x.jpg

El área de comensales está vestida por una serie de mesas y sillas diseñadas exclusivamente para El Chapulín por la firma Mob, quienes se inspiraron en culturas prehispánicas para crearlas. Cerca del vestíbulo y del comedor gigante se encuentra el bar, en donde predominan los materiales fríos como el mármol, el granito y el vidrio, los cuales contrastan con plafones de madera para revivir la elegancia del México antiguo. No importa si estás degustando un elíxir oaxaqueño o disfrutando de la exquisita gastronomía, ya que la arquitectura del lugar está diseñada para rematar con el paisaje del Bosque de Chapultepec a través de un ventanal permeable que permite el paso de luz y ventilación gracias a su sistema abatible.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201503/el_chapulin4_730_615x.jpg

Acreedor al Iconos del Diseño 2014 en la categoría Diseño Gastronómico, el Chapulín también cuenta con un salón privado y una extensa cava de etiquetas de vino y mezcal. Rafael Sama, líder de Sama Arquitectos, concluyó: “El Chapulín es un restaurante que reúne la tradición mexicana con el gusto culinario, una experiencia para todos los sentidos”.