Drama en Nueva York
Un departamento opulento y sensual en el corazón de Manhattan.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201512/dptokorbancover_1709_615x.jpg

Diseño interior: Ryan Korman

Ryan Korban partió de Filadelfia rumbo a la Gran Manzana para estudiar drama, y fue en ese momento cuando descubrió que, más que la actuación, le interesaba el diseño de los sets. Pronto, el joven diseñador autodidacta comenzó a crear espacios audaces y a generar una revolución en el diseño de interiores estadounidenses. Su estilo, novedoso y desafiante, es una prueba de que las reglas existen para romperse, y este carácter intrépido impregna su departamento en Soho. 

Siguiendo su mantra: “mezclar sexo, romance y fantasía en el interiorismo”, diseñó un sitio seductor. El lugar donde el creativo habita es pequeño, sin embargo, Ryan no percibe la falta de espacio como un obstáculo. Su ojo cautivador ha logrado transformarlo en un lugar de opulencia moderna y discreta. “El buen diseño se basa en los materiales. Me gustan las líneas limpias, las siluetas bellas y los acabados y textiles interesantes. En el diseño de mi departamento quise enfatizar que el lujo puede ser desenfadado y que las cosas bellas están destinadas a ser utilizadas y no a ser tratadas como tesoros”, confesó Ryan.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201512/dptokorban2_3125_546x.jpg

El proceso de eliminación es lo que Korban considera el mayor desafío durante el proceso de diseño de su residencia. “A lo largo de los años he coleccionado infinidad de objetos increíbles, pero para este hogar busqué simplificar el diseño. Me deshice de muchos elementos hasta que llegué a reunir a mis favoritos absolutos”. La idea de representar su vida con las piezas que ama fue el punto cardinal del proyecto. “Quería que el espacio estuviera bien editado, sin demasiados layers”. Siguiendo estos principios, Korban concibió un sitio que lo inspira sin resultar abrumador. 

Asimismo, el diseñador integró su color predilecto, el gris, tanto como fue posible, logrando una atmósfera neutra y sofisticada. El departamento es opulento en un sentido moderno y discreto, posee mobiliario único situado en zonas inesperadas, y presenta un interesante uso de los materiales. Ejemplo de ello es el armario recubierto con piel de cabra, las sillas de zapa, los aparadores de avestruz y las lámparas de cuernos laqueados. “Sexy pero sutil”, como Korban lo describe. La mayoría de los muebles fueron creados por Ryan especialmente para la residencia con acabados exóticos. Además, piezas de sus firmas favoritas adornan el espacio, como textiles de Scalamandre y J. Robert Scott y objetos de decoración de Flair Home y Phoenix Gallery. 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201512/dptokorban1_8378_546x.jpg

Desde una corta edad, Ryan ha admirado la escultura, lo que atribuye a su lado romántico, “creo que traen fantasía a mi mundo”. El creativo trabajó en conjunto con la compañía neoyorkina Flair Home para vestir la vivienda con obras de arte, y otras más las obtuvo en mercados de antigüedades de París y de Londres. Otra de sus pasiones incorporadas al hogar es la pintura gráfica. Por ello, contrapuso la paleta monocromática que impera con piezas de arte visualmente agresivas, logrando un fuerte contraste.

Parte primordial del proyecto consistió en generar una experiencia táctil, por lo que se añadieron tapetes de seda, terciopelos y muros revestidos con suaves textiles con el fin de despertar los sentidos de sus visitantes. “Al entrar, ellos perciben que el espacio es lujoso pero también confortable y no intimidante. Contagia una sensación de relajación que lleva a las personas a disfrutar el lujo en vez de tenerle miedo”. El departamento en Soho de Ryan Korban es una manifestación de esplendor jovial. La astuta mezcla de lujo y confort logra que quien cruza la puerta se sienta seducido por la atmósfera y sumamente confortable al tomar asiento.