El mundo creativo de Kelly Hoppen
La diseñadora de interiores británica nos abrió las puertas de su nuevo despacho en Londres.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201517/el_mundo_creativo_de_kelly_hoppen1_6351_615x.jpg

Realizó su primer proyecto a los 16 años de edad: diseñó la cocina de un amigo de su familia y fue así como todo empezó. Hoy Kelly Hoppen es una referencia ineludible en la industria del interiorismo a nivel internacional y, en Inglaterra —su país de origen, donde sigue radicando—, es una de las creadoras más admiradas.

Las razones son múltiples: primero, a lo largo de sus 40 años de experiencia, la británica desarrolló un estilo elegante y sutil que fusiona los principios de simplicidad del Este con el gusto de las texturas suntuosas y los acabados lujosos del Oeste. Segundo, desde hace varios años, Kelly Hoppen demostró su compromiso para impulsar los emprendedores de su país, en particular a través de su participación en el célebre programa de televisión de inversionistas Dragon’s Den, distruibuido por la BBC. Tercero, su dinamismo le permite no sólo trabajar en una gran variedad de proyectos —viviendas, yates, jets privados, hoteles, bares, restaurantes, oficinas—, también buscar nuevos retos constantemente.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201517/el_mundo_creativo_de_kelly_hoppen3_841_546x.jpg

Así, después de haber lanzando su despacho Studio Hoppen en el barrio de Notting Hill, Londres, en septiembre pasado Kelly supo que ya era tiempo de evolucionar: “No fue fácil irme de Notting Hill pero todas las cosas buenas tienen un final y pienso verdaderamente que el cambio es bueno, especialmente en esta industria. Estoy muy emocionada de tener este despacho increíble donde se van a imaginar y concebir muchos nuevos proyectos”. Ahora, los 40 miembros del equipo se reúnen en el dinámico West London, en un amplio espacio de casi 600 metros cuadrados situado en el edificio de una antigua fábrica. Con su techo de doble altura, varias áreas de brainstorming, paredes de exhibición, una mesa de 16 personas y un showroom para los productos que se pueden adquirir en línea (accesorios, ropa de cama, cojines, velas, muebles, etc.), el estudio es muy similar a un loft. Más amplio, luminoso, moderno y depurado, el nuevo espacio de trabajo de Kelly Hoppen refleja algo de paz y sofisticación a pesar de su atmósfera en constante efervescencia. “Me encanta este espacio, me inspira y el tamaño es clave, pues mi equipo está creciendo, tanto en cuanto a creatividad como a número de personas. El plano abierto nos permite a todos comunicarnos fácilmente y compartir nuestras ideas, lo que es muy importante. Busqué el espacio perfecto durante mucho tiempo y por fin lo encontré”.

Aquí, Kelly Hoppen plasmó la filosofía que sigue para sus clientes: “Una casa es donde se tiene que sentir alegría. Se debe percibir que es su propio espacio; que refleja el espíritu, la vida y el amor de las personas que viven ahí”. ¡Misión cumplida!