De fábrica a restaurante
Suecia es el hogar de este local que más bien parece salido de las calles de Nueva York.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/01/usine1_995_615x.jpg

Lo que hoy es el ecléctico restaurante Usine, hace algunos años era una fábrica de salchichas de 2 mil metros cuadrados en pleno corazón de Södermalm en Estocolmo, pero para convertirse en el lugar hipster por excelencia, tuvo que ponerse en manos del diseñador de interiores Richard Lindvall. El nuevo espacio tiene un área de comida, el bar Poche 36, un café, una zona de pedidos para llevar y salones de conferencias.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/01/usine3_3863_546x.jpg

El trabajo de renovación tomó un año y se basó en el minimalismo escandinavo con toques industriales, en donde se sirve una cocina de estilo francés. Para lograr ese aspecto, Lindvall asegura haber tomado inspiración de hoteles y restaurantes en Shanghái, Nueva York y Ámsterdam, “los edificios grandes e impresionantes con materiales duros pero que siguen siendo muy acogedores, son raros en Suecia, así que traté de conseguir esta sensación. Tenía miedo de que fuera demasiado frío, quería crear un ambiente crudo, fresco y cálido a la vez”, dice el diseñador de Usine.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/01/usine2_5872_615x.jpg

Su look internacional se formó literalmente del mundo entero. El metal en las paredes que le dan un tinte Art Decó viene de Alemania, muchos objetos al interior fueron conseguidos en subastas, las lámparas fueron importadas de China y los porta menús son franceses. Lidvall diseñó los sillones y mesas pero fueron hechos en Lituania, mientras que el árbol a la entrada es del diseñador sueco Ulriksdals Trädgårdar. Usine ha sido descrito como un restaurante de talla internacional único en su tipo en el país escandinavo, así que si te encuentras por ahí no dejes de visitarlo.

www.usine.se

richardlindvall.com