México en la piel
Una flagship store en donde la arquitectura interior materializa la esencia de la firma Pantera.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/firma_pantera2_622_615x.jpg

Arquitectura y diseño: Habitación 116

Dinámica, multifacética, trotamundos, fashionista, sofisticada y contemporánea; así es la esencia de la mujer Pantera. Se trata de una marca orgullosamente de México que desde hace nueve años ha logrado cautivar a las mujeres de nuestro país a través de sus bolsas de mano y accesorios de lujo elaborados en pieles exóticas. Las hermanas Laura y Alejandra Laviada son las mentes creativas detrás de estos productos únicos.

Una amplia experiencia en el mundo de la moda les ha permitido elaborar piezas capaces de responder a los más altos estándares internacionales sin perder su identidad mexicana al incorporar colores brillantes, texturas y procesos artesanales de elaboración característicos de nuestra cultura.

El éxito de sus productos ha sido inminente. Sus creaciones han traspasado fronteras para posicionarse en los más exigentes mercados del mundo. Sus bolsos se pueden encontrar en reconocidas tiendas como Bergdorf Goodman y Scoop, en Nueva York.

Sus colecciones han crecido de tal forma que ahora tienen una línea para caballeros y otra para el hogar.

El siguiente paso era concebir en la Ciudad de México una flagship store en donde la gente no sólo encontrara sus productos, sino que fuera un espacio en donde se pudiera experimentar todo lo que representa el universo Pantera. Los elegidos para llevar a cabo esta tarea fueron Rafael Rivera y Javier Claverie, del despacho Habitación 116.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/firma_pantera3_8007_546x.jpg

Los arquitectos, inspirados en la idea de un México glamoroso y chic que está profundamente arraigado en sus raíces, pero sin caer en folklorismos, decidieron optar por una estética basada en los años cincuenta.

El piso de terrazo con diseños geométricos del artista oaxaqueño Francisco Morales nos transporta a una época en la que las playas mexicanas, como Acapulco, albergaban al jet set internacional. El granito flameado de los muros le da un toque vanguardista mientras que los estantes de maderas al aceite imprimen seriedad y elegancia en el ambiente. Las tonalidades neutras y la iluminación cálida otorgan dramatismo al espacio, al tiempo que resaltan las virtudes de cada objeto exhibido. “El objetivo fue crear un espacio que materializara un estilo de vida específico. No queríamos crear una tienda comercial que fuera simplemente un espacio de exposición de un producto como lo vemos en muchas tiendas, al contrario, se trataba de realizar un espacio que transmitiera la filosofía de la marca; sentir espacialmente y arquitectónicamente lo que es el universo Pantera, una existencia puramente mexicana pero que engloba el concepto de mujer cosmopolita,” comentó Rafael.

El resultado es un ambiente atemporal que a través de sus elementos nos recuerda lo que fue México, mientras nos habla de lo que es en la actualidad y lo que puede llegar a ser.