Personalidad atemporal en el hogar
Claudia Grajales transformó una residencia en la Ciudad de México en un espacio relajante con un carácter artístico.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/50/grajales4_3452_615x.jpg

Arquitectura: Imanol Legorreta

Diseño Interior: Claudia Grajales

La Ciudad de México es una urbe vibrante, atractiva y cosmopolita, pero puede ser igualmente caótica y estresante. De ahí, que el deseo por encontrar un refugio de paz, tranquilidad y relajación en el hogar sea una constante para la mayoría de sus habitantes. Justamente ésta fue la petición que recibió Claudia Grajales al tomar el proyecto de la casa CDMX097, ubicada al poniente de la ciudad. “Los clientes buscaban que su casa fuera un remanso, un lugar donde todos se sintieran bienvenidos, así como un espacio para disfrutar y compartir”, comentó Claudia. Para esta familia —conformada por seis integrantes— era fundamental crear un proyecto de acabados clásicos, pero con mobiliario contemporáneo que contribuyera a generar una atmósfera actual. Además, una de las prioridades era destacar la diversa colección de arte de los propietarios, así como favorecer la interacción y convivencia con sus invitados.
 

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/50/grajales2_8622_615x.jpg

“Estos apasionados del arte y de los libros son grandes anfitriones y, para ellos, es prioridad el buen vivir y estar en sitios acogedores que se presten a la conversación, al tiempo compartido y al goce a través de los sentidos”, indicó la diseñadora. Fue así como optó por un estilo atemporal para esta residencia, en donde uno de los elementos más importantes fue la iluminación, al grado de convertirse en un hilo conductor e incluso protagonista del concepto. “La iluminación es parte fundamental del proyecto. El principio fue ocultar las fuentes de luz para crear un ambiente acogedor y enfatizar las piezas de arte. Es protagonista para la integración del proyecto”, aseguró Claudia. Fue justamente el juego entre luz directa e indirecta lo que permitió resaltar piezas únicas de la colección mixta de los propietarios, entre las que destacan obras de artistas clásicos y contemporáneos, tanto de escultura, pintura y fotografía, como libros de arte y arte-objeto.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/50/grajales3_8166_615x.jpg

Por otra parte, la selección de una paleta neutral, así como de accesorios y mobiliario de líneas sencillas y elegantes, fue básica para lograr un ambiente que favoreciera la relajación sin perder sofisticación. Adicionalmente, se eligió mobiliario y accesorios, como mesas laterales o algunas luminarias con un carácter primordialmente escultórico, con el fin de redondear el concepto del diseño interior y contribuir a resaltar las obras de arte de la residencia. Para Claudia Grajales, uno de los retos más importantes —no sólo en esta obra sino en todas—, radica en encontrar el mensaje que el mismo ambiente alberga para ayudar a exteriorizarlo. “Todos los espacios tienen un lenguaje propio que refleja calidez e intimidad. En este proyecto el mensaje fue combinar la habitabilidad cotidiana con la presencia de la colección de arte y la suave transición entre las áreas informales y las formales de la vivienda”, concluyó la diseñadora.