En HONOR a Brasil
Guilherme Torres nos vuelve a sorprender con este hogar que traduce el espíritu de nuestra época, basándose en el legado de las mejores mentes creativas del siglo pasado.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/34/brasil2_4800_615x.jpg

Diseño interior: Studio Guilherme Torres

Ser perfeccionista no asegura concebir un proyecto exitoso, pero es un muy buen punto de partida. El brasileño Guilherme Torres —quien encabeza uno de los despachos más en boga de su país— tiene esta característica. Actualmente basados en São Paulo, el diseñador de interiores y su equipo —conformado por los arquitectos Rafael Miliari y Enrico Beer Boimond, así como la especialista de la industria del lujo Débora Atsuko, entre otros, adquirieron fama a nivel internacional. Sus proyectos plasman líneas rectas y se caracterizan por una estética muy propia que fusiona rigor arquitectónico, modernismo brasileño, toques coloridos vivos y elementos minimalistas.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/34/brasil3_1789_1800x.jpg

Ubicada en São Paulo, esta vivienda se extiende en una superficie de 144 metros cuadrados y cuenta con un espacio de vida amplio y abierto. En la cocina-comedor, la isla de mármol de Calacatta sirve también como mesa. Sobre ella, varias lámparas de suspensión oscuras de Diesel crean un contraste visual y se combinan perfectamente con las tonalidades de los cuadros de James Kudo que adornan la pared. En la sala, la pieza de mobiliario clave es el sofá Atari con forma de L, diseñado por Guilherme Torres para su marca Nos Furniture (creada con Larissa Vanzo). Su atrevido color amarillo llama inmediatamente la atención en este espacio donde el resto de los muebles y accesorios tienen tonos más discretos, excepto la obra del artista Felipe Morozini que, gracias a su presencia, honra el talento brasileño  contemporáneo.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/34/brasil5_2878_1800x.jpg

Para Guilherme Torres, el equilibrio es una noción esencial que guía cada uno de sus proyectos. Los colores, materiales, piezas de mobiliario y obras de arte fueron elegidos para generar armonía y dinamismo espaciales de forma natural. En el dormitorio, elementos de madera proporcionan calidez. Se escogieron pocas piezas, pero cada una tiene su lugar. Influido tanto por Luis Barragán y Ludwig Mies van der Rohe como por los modernistas de su país —entre los cuales se encuentra João Batista Vilanova Artigas, por mencionar un ejemplo—, Guilherme Torres se nutre del trabajo de estos maestros para desarrollar un nuevo lenguaje creativo inmediatamente reconocible y con la mirada hacia el futuro.