El rescate de Jacinta
La esencia de una vieja casona se fusiona con la arquitectura contemporánea para dar vida a un restaurante único en Cozumel.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/17/jacinta4_2249_615x.jpg

Arquitectura y Diseño Interior: Punto Arquitectónico / Nuestro Hábitat / LDI / Lorena Guzmán

Con la idea de llevar un poco de Yucatán a Cozumel, el despacho Punto Arquitectónico renovó cada rincón del lugar y rescató su belleza al añadir materiales modernos y texturas y sabores tradicionales. La firma mexicana compuesta por Alejandra Molina Gual, Israel Ramírez Segura y Mauricio Rosales, trabajó en conjunto con la firma de diseño Nuestro Hábitat, LDI y la diseñadora de interiores Lorena Guzmán.

El dueño buscó restaurar una vieja casona que le pertenecía a su familia para convertirla en un concepto novedoso de restaurante en la isla. Jacinta hace honor a Jacinto Canek y Jacinto Pat, personajes de la famosa Guerra de las Castas, la cual se llevó a cabo en 1847 y tuvo como consecuencia el desplazamiento de muchas familias indígenas a la “tierra de las golondrinas”.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/17/jacinta3_8083_615x.jpg

“Fue un reto muy interesante y emocionante encontrar una casona en mal estado, pero que conservaba características únicas, como el diseño de sus mosaicos, las molduras del interior y los aljibes, que fueron piezas fundamentales en la terraza. En vez de limitarnos, fue fácil desplantar el proyecto en un terreno con tantas particularidades”, comentó el arquitecto Israel Ramírez.

El proyecto incluye tres espacios: la casona que alberga el restaurante, un traspatio para una futura expansión y una casa que funciona de manera independiente. Bajo el concepto de integrar la esencia del lugar a una arquitectura contemporánea, su interiorismo es una mezcla de color y diseño que toma inspiración de elementos tradicionales pero bajo una perspectiva moderna.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/17/jacinta2_9435_615x.jpg

Se conservaron los mosaicos originales, la pátina de algunos muros de concreto envejecidos por el tiempo y se agregaron tonos verdes y rosas en el mobiliario y accesorios para darle un toque tropical y colorido. El acero negro y la madera Tzalam aportan detalles cálidos a la decoración. El reto más grande en el diseño fue respetar el contexto histórico del edificio y lograr, a su vez, que las ampliaciones se fusionaran de manera natural con la estructura. El ambiente es casual, relajado y con gran diseño, e invita a disfrutar deliciosos platillos como la cola de langosta en frutos rojos, así como postres yucatecos delicatessen. Si estás de visita por la isla, ¡éste es un #HotSpotAD que no puedes perderte!