Diversión sin reglas en la Universidad de Bangkok
La vía idónea para enriquecer el aprendizaje y estimular todos los sentidos.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/universidad_bangkok2_6454_615x.jpg

Diseño: Supermachine Studio

En los últimos años hemos observado cómo más centros educativos se adaptan y apuestan por el aprendizaje lúdico, con el juego como elemento principal. Un claro ejemplo es el renovado lounge de la Universidad de Bangkok, también conocido como Imagina.

El área que se encuentra debajo de las aulas de lectura y los auditorios se reprogramó para ofrecer una gran variedad de actividades estudiantiles. La Cueva de Lectura, como es llamada, se encuentra en la planta baja, resguardada por miles de costillas de OSB que forman salas privadas para grupos de estudio. Su color beige y piso de patrón chevron en tonos neutros, sumados al acertado diseño de iluminación, favorecen la concentración de los estudiantes sin hacer el sitio aburrido o monótono.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/universidad_bangkok3_3399_546x.jpg

Delante de la cueva se puede ver el gran sofá donde las unidades cuadriculadas se pueden acomodar en distintas configuraciones. Casi todos los elementos del lugar están diseñados para ser altamente flexibles.

En el nivel superior se encuentra el área para actividades recreativas, un espacio para tomarse un descanso del estudio. Éste posee dos cabañas, la rosa con lunares que sobresale del borde de la cubierta es una casa de karaoke y la de madera es la sala de ensayos de música, que puede abrirse en caso de que los estudiantes quisieran organizar pequeños eventos. Alrededor de éstas, se encuentra el espacio de juego repleto de actividades reinventadas, como una mesa de billar súper larga con orificios ajustables, un tablero de dardos gigante, una mesa de ping–pong redonda, una esquina de pole dance, un tocador para aplicarse maquillaje y un área de kung fu para liberar el estrés.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/universidad_bangkok4_9320_615x.jpg

Los dos niveles se conectan a través de una red de agujeros. Uno de cristal para crear una conexión visual, otro que se puede abrir para ordenar una bebida, uno con un tubo de bomberos en el centro para bajar y uno más con una periscopio para observar el exterior. A esta zona se accede a través de la escalera de caracol en la estructura en forma de oso gigante. Con el mismo principio de “reinventarse continuamente” que rige el diseño del lounge BU, la escultura del oso actualmente está decorada como un panda, pero será transformada por los alumnos en distintos personajes cada semestre.

De esta manera, el equipo de diseño conformado por Pitupong Chaowakul, Suchart Ouypornchaisakul, Nuntawat Tassanasangsoon, Wattikon Kosolkit, Santi Sarasuphab y Supanna Chanpensri
logró crear un espacio que representa el método didáctico de una nueva era, en el que el conocimiento no sólo se adquiere dentro del salón de clases.