El café del Louvre
Materiales opulentos, vistas grandiosas y una atmósfera artística, es un paraíso deco-gourmet al interior del museo.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/27/cafel2_6863_615x.jpg

“Parado en el descanso de la monumental escalera doble Mollien, construida en piedra y bronce, con un laberinto del arte más fino del mundo desplegándose ante ti, la más espectacular e interminable vista del jardín de Tullerías a tu espalda y el alma encantada de la Mona Lisa que flota cerca en el aire… ¿Qué más podrías pedir?”. Esa es la atmósfera que te espera en el recién renovado Café Mollien al interior del Louvre y no la podríamos haber descrito mejor que su propio diseñador, Mathieu Lehanneur.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/27/cafel3_9127_546x.jpg

El café se encuentra en el ala Denon del museo y acaba de abrir sus puertas después de un mes de remodelación, en sus mejorados 150 metros cuadrados, encontramos techos de vértigo de 6 metros y un suelo de mosaicos de mármol, un estilo grandilocuente acentuado por sus enormes columnas. Tiene espacio para 66 personas en sus muebles de madera y acrílico con acabados de cobre, un bar blanco de 10 metros a la entrada, y lámparas de 4.5 metros de alto, las cuales son descritas por Lehanneur como huevos rosas y luminosos que flotan en el espacio y nos dan perspectiva parisina. Pero si de perspectiva hablamos, también cuenta con una terraza de 230 metros que ofrece un asiento de primera fila para contemplar la famosa pirámide del Louvre. Un oasis simple pero cargado de tradición para los amantes del arte y la arquitectura.

www.mathieulehanneur.com