Arte con sabor
Técnicas y aromas italianos intervienen en el folklore de nuestro país en un auténtico restaurante en la Ciudad de México.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/35/belc2_8199_546x.jpg

Pocos lugares en México nos cautivan de la manera en la que lo hace Bel Cielo, y es que este restaurante italo-mexicano, ubicado en avenida Las Palmas, combina de manera inigualable el diseño y los sabores tradicionales de estas dos culturas, para transportarnos a un paraíso gastronómico. La experiencia multisensorial empieza desde el momento en el que se ingresa al lugar. El contraste fenomenal de los colores y la amplia vegetación que abunda en la estructura arquitectónica, seduce a cualquier amante del diseño, quien también se verá sorprendido por el mobiliario y los detalles hechos a la medida para encajar perfectamente con el lugar.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/35/belc1_2590_615x.jpg

Una exquisita referencia al cine y al arte de ambos mundos se ve reflejada en todo el interior, donde múltiples fotografías y citas de los artistas más emblemáticos de estas culturas, juegan con la decoración única del restaurante. Si se trata de celebrar ocasiones especiales, son ideales los espacios privados para los eventos y convivios más íntimos, ya que rinden homenaje a algunas de las parejas más icónicas de Italia y de México, como Frida Kahlo y Diego Rivera, Jorge Negrete y María Félix, Sophia Loren y Marcello Mastroianni.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/35/belc4_1519_546x.jpg

A su vez, el chef Cristian Sánchez se encarga de diseñar auténticas propuestas culinarias para conseguir platillos originales. Las pizzas de camarón con queso Oaxaca, y el risotto de huitlacoche demuestran la increíble mezcla que se logra al fusionar los ingredientes de ambas regiones. El toque orgánico es el que asegura una frescura instantánea a la alta cocina de Bel Cielo, el cual también interfiere en el diseño, porque los encuentros en la terraza implican la convivencia con los propios cultivos del lugar. Si vivir la experiencia no basta, para revivirla se pueden adquirir algunos recuerdos en la tienda Il Mercatto, que dispone de coloridos souvenirs, característicos de Bel Cielo.