Un atelier seductor en la Ciudad de México
Con el diseño de sus oficinas, González + Helfon prueba su poder de materializar la sofisticación.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/23/oficinas_3520_615x.jpg

Interiorismo: González + Helfon

Jaime González y Alfonso Helfon se encuentran entre los diseñadores de eventos más reconocidos de nuestro país. A través de su firma, González + Helfon, y a lo largo de sus casi 15 años de trayectoria, han sido creadores de experiencias insuperables. Su estilo es ultrasofisticado, chic, contemporáneo y rompe con lo convencional, pues es la única manera de lograr lo extraordinario.

Su atelier, en donde los visitan sus futuros clientes, no podía ser distinto a este sello glamoroso que los distingue. Para imprimirlo, se establecieron en un edificio ubicado en Santa Fe, al poniente de la Ciudad de México, de techos altos, áreas diáfanas y grandes ventanales que inundan de luz natural los espacios interiores y los adornan con vistas panorámicas hacia zonas de exuberante vegetación. Esta doble altura, así como el concreto aparente que predomina en el lugar, permitieron que el mobiliario y los objetos decorativos brillen como las joyas del escenario.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/23/oficinas_1947_1800x.jpg

Desde el acceso principal, al descubrir la extensa recepción monolítica negra con marcadas vetas en blanco —que parece ser protegida por dos tótems creados por Aldo Chaparro—, se pone en manifiesto el concepto de lujo moderno y sofisticación de la firma. El espectáculo visual continúa al subir por las escaleras al costado derecho de la recepción y llegar hasta la sala de espera, compuesta por una cuidada selección de mobiliario mid-century.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/23/oficinas_2248_1800x.jpg

A la derecha, se distingue desde el muro acristalado la oficina de Jaime González, un espacio luminoso y monocromático en donde destacan los detalles en rojo, como los libros de arte y la gran obra de una de las figuras más destacadas de la fotografía contemporánea, Candida Höfer. Al otro extremo se encuentra la oficina de Alfonso Helfon. En ella, brillan las piezas icónicas de mobiliario y las obras de arte que Helfon ha coleccionado a lo largo de los años.

En el nivel inferior del edificio emerge uno de los puntos focales de la zona, Flora Caffè, cuyo diseño plasma la esencia de González + Helfon, con una atmósfera plena de lujo simple y ultra chic.