Diseño a desniveles
La geometría y amplitud de este sitio, permitió a sus arquitectos experimentar con un estilo ultramoderno.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/22/penthouse_en_polanco_9554_615x.jpg

Hay dos características que resultan poco comunes en este penthouse de la Ciudad de México, la primera es que tiene una extensión más grande que la media de residencias en la zona de Polanco en donde se encuentra, con 500 metros cuadrados repartidos en tres niveles, y la segunda es que gracias a la distribución de áreas y el diseño interior que le dio el equipo de Paola Calzada Arquitectos, en realidad se respira calidez de hogar.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/22/penthouse_en_polanco_1_6379_1800x.jpg

El edificio en el que se ubica es del año 1980 y para modernizarlo se quitaron muros divisorios, plafones falsos y se aumentó la dimensión de las ventanas. En ese renovado espacio diáfano, se aplicaron acabados lisos como resinas en tonos neutros y madera en los muros para darle una sensación de pureza, mientras que el ancla de la residencia es su escalera-biblioteca, que conecta los niveles y resalta por su tono azul mientras funciona como eje del lugar.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/22/penthouse_en_polanco_2_280_1365x.jpg

El interiorismo se mantuvo lo más sencillo posible para lograr un estilo sobrio, y así, a una paleta de tonos neutros le hacen contrapeso los colores oscuros de los muros de madera. Cada elemento que compone el penthouse, como las sillas antiguas y las lámparas esculturales, emergen como sorpresas en diseño interior.