Ricardo Barroso
Un creador con amplios horizontes.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201504/ricardo_barroso3_8822_615x.jpg

El nombre Ricardo Barroso se escucha siempre que se habla de los grandes interioristas de México. Las orquídeas, las pieles, las tonalidades doradas y el excelente uso de la madera son sellos característicos de su obra. Su interés por el interiorismo surgió desde pequeño cuando acompañaba a su madre a visitar tiendas de muebles y a elegir textiles. Se maravillaba con la arquitectura de las grandes casas inglesas, francesas y españolas que visitaban cuando viajaban, y ni qué decir de las majestuosas obras del Porfiriato en la colonia Roma y las tradicionales haciendas de nuestro país.

“Soy el resultado de lo que he visto y vivido, de mis viajes, de las circunstancias, de las influencias de artistas, paisajes y arquitectura. Me apasiona viajar, conocer gente y visitar lugares diferentes,  vivir costumbres nuevas, descubrir sabores, así como nombres de colores y utilizarlos en mis proyectos”.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201504/ricardo_barroso1_5518_615x.jpg

Como profesional, se ha esforzado por cumplir con las exigencias y expectativas de sus clientes. Una de sus mayores cualidades es interesarse en ellos, no sólo escuchar lo que piden sino conocer su personalidad, sus gustos, su historia y sus costumbres, para de esta manera saber lo que quieren antes de que se lo pidan. La única regla que obedecen sus diseños es la del confort, ya que considera que “no hay mayor lujo en la vida que estar cómodo”.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201504/ricardo_barroso2_5633_615x.jpg

Su trabajo en el extranjero, en ciudades como Nueva York, Los Ángeles y Miami, lo han hecho apreciar más el diseño mexicano, su cultura, historia y arte, así como sus texturas, colores y sabores. Considera que lo único que nos falta en México es ampliar el mercado del diseño, invertir en ferias y exposiciones que contribuyan a que las personas valoren lo que un diseñador puede aportar a la vida mejorando la forma en la que habitamos y funcionamos en el día a día.