Historias del siglo XVIII
Tentaciones neoclásicas en la antigua residencia patricia de Richard Mille en Bretaña.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/richard_mille__6711_615x.jpg

Richard Mille, inventor y propietario de la marca de relojería homónima, después de abandonar París y la caótica vida metropolitana hace años, decidió establecerse en la campiña bretona, cerca de Rennes, en una extraordinaria residencia patricia del siglo XVIII rodeada por un gran jardín. “Llegamos aquí en 2002, prácticamente por casualidad”, comentó Richard Mille. La casa fue construida en 1771 como pabellón de cacería del marqués Hay des Nétumières, sobre las ruinas de un castillo del siglo XVI destruido por un incendio. Antes de la llegada de Mille, había sido siempre propiedad de la misma familia. “Me gustaría que estas paredes pudieran hablar y revelarnos los miles de secretos e historias fascinantes de quienes, generación tras generación, han habitado esta casa”.

Como buen excastillo, a la residencia no le faltan pasadizos secretos, conductos subterráneos abovedados, ahora en desuso, que conducen hasta el pueblo. “En realidad, no tuvimos que realizar grandes intervenciones de restauración, sólo actualizar los servicios y la ingeniería y dedicarnos a una vasta obra de jardinería. Cada día la belleza del paisaje y de la naturaleza que lo rodea, el verde y la magia del silencio logran sorprenderme”.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/richard_mille_1_3316_546x.jpg

Los interiores, revestidos de paneles de madera magníficamente conservados y con el característico encanto del siglo, se han dejado como estaban originalmente, dentro de lo posible, respetando la pátina del tiempo. De la decoración se ocupó su esposa Valérie, quien ideó y escogió cada elemento, cada detalle, muebles, cortinas, telas, colores y objetos, trabajando con pasión incansable durante más de un año.

En la actualidad, la vivienda revela su gusto sofisticado y a la vez simple, espacioso y ecléctico, que reúne e interpreta con un lenguaje actual reminiscencias exquisitamente dieciochescas. “Un concepto que entrelaza de manera armónica los siglos XVIII y XXI, sin que este último deba necesariamente reducirse a un mood estrictamente moderno o contemporáneo”, aseguró Richard.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/richard_mille_3_1971_615x.jpg

El tesoro que la residencia alberga es una estupenda colección de autos de carreras que Mille define como “mi alegría y mi orgullo”. Bólidos fabulosos a los cuales, como confiesa el propio Richard Mille, había amado desde niño con una emoción que nunca disminuyó. “Mi colección de autos de carreras, tipo F1”, concluye Mille haciendo una analogía con el mundo relojero, “es el epicentro de mi mundo. Mis relojes están marcados por una fuerte huella deportiva. Tanto los automóviles como los relojes de gama alta, en mi visión, son máquinas, aunque de diferente tamaño, unidas por una incesante investigación tecnológica y una búsqueda de la máxima calidad de sus materiales”.