Movimiento CUBANO
Renombrados o emergentes, los artistas originarios de Cuba seducen cada vez más a los coleccionistas de todo el mundo.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/19/cuba4_6563_615x.jpg

Todos los actores del mercado del arte reconocen que el arte cubano, moderno y contemporáneo, es de alto nivel. Sotheby’s, Christie’s y Phillips de Pury & Company organizan regularmente subastas de arte latinoamericano que incluyen a maestros cubanos. En noviembre de 2015, la obra Untitled (L.A.) de Félix González-Torres se vendió por 7 millones 669 mil de dólares en Christie’s Nueva York, un récord para un artista cubano. Wifredo Lam es otro gran maestro y es el más reconocido a nivel mundial. Como prueba, el precio de Présages alcanzó 2 millones 629 mil dólares en Phillips New York en mayo de 2015. Además, el Centre Pompidou dedicó una retrospectiva a este artista cubano modernista, quien fue amigo de Picasso, y se acercó a todos los movimientos de vanguardia de su época, en particular al cubismo y al surrealismo. La muestra viajó a Madrid, al Reina Sofía, y a Londres, al Tate Modern.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/19/cuba2_6727_1365x.jpg

Desde la década de 1940, Nueva York ha sido un lugar importante para ver arte cubano. Hoy, el Museo del Barrio es una de las instituciones de referencia, y artistas como Carmen Herrera. En la costa oeste de Estados Unidos, el Museum of Latin American Art (MOLAA) de Long Beach, California, es otra, que en el marco de su 20 aniversario, exhibió el trabajo de Osvaldo Salas, Wifredo Lam, Sandra Ramos, Esterio Segura, Los Carpinteros, Alfredo Manzo, Manuel Piña, Fernando Rodríguez Falcón y Julio César Peña Peralta. Desde hace mucho tiempo, Miami también ha promovido talentos emergentes y reconocidos en Cuba, y es el lugar de residencia de algunos de ellos, como el artista neofigurativo y abstracto Josignacio. Ubicada en el corazón del distrito histórico llamado “La Pequeña Habana”, Latin Art Core es una de las mayores galerías en la ciudad.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/19/cuba1_1640_1800x.jpg

Para los verdaderos amateurs de arte cubano, viajar a La Habana es una experiencia única, pues permite visitar los talleres de numerosos pintores que viven en la isla. El centro cultural Kcho Estudio —impulsado por el reconocido artista Kcho— y la Fábrica de Arte Cubano (FAC) creada para promover el trabajo de jóvenes talentos son dos paradas ineludibles. Considerado uno de los eventos más importantes de la cultura cubana, la Bienal de La Habana existe desde 1984 y su última edición —que tuvo lugar en mayo y junio de 2015— reunió a 300 artistas. Ofrece la oportunidad de descubrir lo mejor del arte contemporáneo de la zona y su 13ª edición se organizará en noviembre de 2018.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/19/cuba3_9361_1365x.jpg

Después de la introducción del modernismo en Cuba en la primera mitad del siglo XX, por los artistas de la vanguardia Víctor Manuel, Amelia Peláez, Cundo Bermúdez y Mario Carreño, los creadores de la década de 1950 y de principios de los años 60 —incluyendo los grupos Los Once y Diez Pintores Concretos— se interesaron en la abstracción geométrica y en las esculturas cinéticas. Este gusto por la innovación y esta creatividad sin límites persisten en la actualidad gracias a las nuevas generaciones. Alexandre Arrechea, Yoan Capote, Roberto Fabelo, Carlos Garaicoa y Tania Bruguera son algunos de los nombres que hay que seguir.