• Cultura
  • Lilia Ceballos
  • 08|05|2017
Javier Ferrer
Conoce a la mente creativa detrás de Fifties Art Gallery, quien se dedica a hacer del arte una emoción.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2017/18/ferrer_246_615x.jpg

Dentro del panorama artístico de México los curadores son los impulsores de nuevas expresiones artísticas, demostrando así que la escena creativa está en constante movimiento. Entre los talentos destacados se encuentra Javier Ferrer, quien con su vasta experiencia ha podido resaltar innovadores creaciones dentro de recintos privados y públicos. Su particular visión lo ha impulsado a abrir junto con José Manuel Guerrero su propia galería Fifties Art Gallery. Además él se dedica a apoyar iniciativas artísticas emergentes, así como el seleccionar arte para el hotel St. Regis México.

En esta entrevista exclusiva, Ferrer nos relata los comienzos de su carrera y lo que busca al momento de seleccionar una pieza.

  • ¿Cómo iniciaste en el mundo del arte? ¿Qué te motivó a ser curador en una galería?

Tanto en el estudio del arte y en su práctica como artista tuve una inclinación desde que tengo recuerdo. Mi trabajo como curador se inicia a la vez que como director de museo en España, donde durante casi 10 años tuve la oportunidad de organizar y concebir más de 40 exposiciones dentro y fuera del espacio museográfico. Además en algunas ocasiones incursioné en diferentes áreas como la moda o la joyería, que no todos los curadores se atreven a realizar y que me dieron una oportunidad única de comprender el fenómeno artístico de manera completa y global. Al llegar a México la UNAM me encargó varios proyectos de diálogo del arte con la ciencia.

  • ¿Cómo empezó Fifities Art Gallery?

La galería se inicia como un proceso natural, mi socio José Manuel Guerrero, es museógrafo y artista visual y yo soy curador. Nuestra proximidad y visión hizo el resto, pues planteamos espacios diferentes con una mirada muy especializada, volcada en la atención total al coleccionista.

  • ¿Qué retos surgieron al intentar establecerse en México?

México es una sociedad abierta en un flujo de constante equilibrio entre globalización e identidad, y su arte responde a esas tensiones. Eso le dota de una incesante energía vital y creadora, el reto es quizá hacer notar a los ojos de los mismos mexicanos este inmenso caudal creativo.

  • ¿Cómo es tu proceso curatorial? ¿Buscas algún estilo en específico o eliges diferentes expresiones?

Me interesan los artistas que tienen un “universo propio”, que tienen una sólida formación cultural y ejecutan su oficio con destreza. Además busco que no se sienten acomplejados por el conceptualismo dominante, sino que responden al estímulo de la belleza sin reparos y expresan en algún lenguaje el ser de nuestro tiempo.

  • ¿Te enfocas principalmente en destacar el arte nacional o igual integras propuestas internacionales?

Me he tomado la tarea de encontrar, rescatar o dar a conocer artistas mexicanos que en este momento todavía no han sido considerados ni por el gran público ni por las instituciones. Quien viene a ver nuestra selección, encuentra frescura y talento. Aunque igual he trabajado con los más grandes, creo que donde reside nuestra responsabilidad es en hacer llegar nuevo talento al coleccionista de arte y al público interesado.

  • ¿Cómo describirías la escena artística mexicana actual?

Creo que separaría dos partes para describir escena, si nos referimos a eventos relacionados con arte, es obvio que la cantidad de ferias, festivales y exposiciones han convertido a México en una capital dentro del contexto mundial. La presencia de importantes galerías internacionales en dichos eventos hace pensar que es un nuevo nicho de negocio para ellos. Si nos referimos a la producción de arte, pienso que es conveniente que el público mexicano rompa con algunos tabúes, como coleccionar por marcas y no por talento. En México se produce un nuevo arte de excelente calidad, sería bueno que se empezara a dar visualidad a gente joven que merece entrar a formar parte de las colecciones privadas.

  • ¿Cómo buscas nuevos talentos para la galería?

Es un proceso largo que implica una búsqueda exhaustiva, pues vemos muchos portfolios y estudiamos la obra, pero hay que tener ese “sexto sentido” para apostar por un trabajo. Comprar arte es una inversión espiritual y patrimonial a la vez y debe satisfacer al coleccionista con plenitud. Intento ser congruente con mi visión, ya que por una parte los clientes te buscan por tu “ojo” y confían en que seleccionaste lo más adecuado para ellos. Por otra parte para los artistas somos una especie de mentores, les ayudamos a gestionar sus carreras.

  • ¿Qué cambios has observado en la promoción del diseño y el mercado desde la apertura de la galería?

El mercado evoluciona hacia las plataformas digitales, pero el arte no se vende a través de internet. Internet es un buen modo de promover y dar a conocer la obra, pero la labor del asesor, del curador y del galerista es insustituible. La venta del arte tiene un componente de confianza que internet no puede relegar.

  • ¿Cómo ves el futuro de la galería?

Tiene una gran futuro, ya que ha crecido en espacios y en inventario. Abrimos nuestro espacio principal hace cuatro años, desde entonces hemos creado alianzas para estar en otros, donde vimos la necesidad de poner arte y diseño. El arte se hace habitable y necesario cuando el cliente comprende que una casa sin arte es una casa sin alma.

fiftiesartgallery.com