Ironía concebida
Una noche en el sitio más inspirador de Amsterdam.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201429/hotel_droog_5_9653_615x.jpg

Una estrecha calle conduce hasta una antigua casona a un costado de los tradicionales canales de la capital holandesa. Al momento de cruzar la pequeña puerta del edificio del siglo XVII quedé cautivada, pues detrás de ésta se encuentra un paraíso para los amantes del diseño industrial y del buen vivir.

La tienda Droog presume un ambiente abierto con productos ingeniosos para la casa, con el fin de mejorar la vida cotidiana. Contrario al significado de su nombre en holandés, “sequía”, la concept store es un ecosistema de creaciones exóticas.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201429/hotel_droog_6_145_615x.jpg

Contiguo al showroom se encuentra The Gallery, un espacio de exposición curado por Droog y, en ocasiones, por especialistas invitados, en el que se exhiben obras de diseño, arte, moda y lo más innovador en la industria creativa.

Mientras disfrutaba de un apetitoso brunch en Roomservice, cafetería y salón de té en la que preparan platillos delicatessen con una filosofía simple, casera y honesta, el jardín Fairy Tale, diseñado por Claude Pasquer y Corinne Détroyat, alegraba el lugar. En éste, los elementos naturales y artificiales se entremezclan creando un refugio para la biodiversidad. Su abundante vegetación casi salvaje, coloridas flores de alambre, hongos gigantes que funcionan como asientos y espejos que extienden el panorama y reflejan la luz, realzan la sensación de quietud y crean un ambiente de cuento de hadas en el que la frontera entre lo natural y lo artificial se desvanece.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201429/hotel_droog_2_9810_615x.jpg

Para llegar a la habitación se cruza The Courtyard, un gran patio interior, oda a la ventana vernácula, que transmite la sensación de estar fuera, con los pájaros que vuelan sobre el salón y las vistas hacia las casas que yacen en el canal.

Al subir las escaleras se llega a una habitación única. El hotel posee exclusivamente un dormitorio tipo penthouse, The One and Only Bedroom. Tranquilo y luminoso, en él, la peculiar perspectiva de Droog se hace presente en cada rincón.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201429/hotel_droog_3_7592_615x.jpg

No podría concluir qué resulta más encantador, si el blanco y vasto espacio compuesto por un dormitorio, sala de baño con bañera, sala de estar y cocina, con una magnífica vista sobre los tejados típicos de Amsterdam, o el ingenio y la belleza de las piezas de diseño contemporáneo que lo visten, como el candil de Marcel Wanders sobre el comedor y la ropa de cama de algodón ecológico. En definitiva, lo magnífico de la experiencia se debe a la combinación de ambos aspectos sabiamente ideados.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201429/hotel_droog_4_4060_615x.jpg

“El concepto se ha invertido. Mientras que en un hotel el lugar gira en torno al arte de dormir, aquí hemos ampliado y destacado todos los aspectos que muchos hoteles también ofrecen, haciéndolos el tema central de la experiencia”, expresó Renny Ramakers, cofundadora y directora de Droog.

Al visitar la ciudad de los canales, este espacio cultural, multifacético e irreverente que redefine los conceptos de  lujo y de diseño, es un destino obligado para los amantes del mundo creativo.