Majestuosidad en toda discreción
En una de las plazas más prestigiosas de Estocolmo, Suecia, el Nobis Hotel ocupa dos edificios históricos y revela espacios interiores sofisticados y apacibles.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/36/nobis2_1268_546x.jpg

Diseño interior: Claesson Koivisto Rune 

A algunos metros de las tiendas de lujo, la plaza Norrmalmstorg es la sede del elegante Nobis Hotel que se aloja en dos edificios del siglo XIX. Construida entre 1884 y 86 por el arquitecto Oskar Ericsson, la estructura sur era originalmente la residencia privada del industrial Walter Hirsch. Diseñado por el arquitecto Johan Laurentz entre 1890 y 93, la estructura norte sirvió primero como departamentos privados. A lo largo de las décadas, estos edificios fueron utilizados como restaurantes, bancos y despachos legales antes de ser transformados en este establecimiento de lujo, miembro de Design HotelsTM.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/36/nobis3_2925_615x.jpg

Hoy, los flagships de las marcas de moda y diseño Acne y Marimekko se sitúan en la planta baja. Se da la bienvenida a los huéspedes del Nobis Hotel en un área pública de 800 metros cuadrados donde el lounge es impresionante con su techo de más de 25 metros de altura decorado con dos domos de vidrio que dan la impresión de estar en una catedral. Glamoroso, el Gold Bar honra su nombre gracias a las paredes y los techos cubiertos por espejos dorados. Es el lugar ideal para saborear un coctel después de un día de visitas. Caina es una nueva versión de un legendario restaurante italiano de la ciudad. También con comida italiana, el Cainas Bakficka es otra opción para los que prefieren un ambiente más relajado.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/36/nobis4_7712_615x.jpg

Este oasis de tranquilidad donde tradición y estética escandinava se fusionan fue diseñado por el despacho sueco Claesson Koivisto Rune fundado en 1995. “Trabajamos a la vez con y en contra de los edificios para lograr los efectos que queríamos”, comentó Eero Koivisto, uno de los fundadores. La idea fue crear una atmósfera que rindiera homenaje al carácter clásico y antiguo del hotel y al mismo tiempo que fuera contemporánea. Según Ola Rune, el equipo se inspiró en Estocolmo, en particular durante los días de invierno cuando casi no hay sol y que la luz es muy suave. “La impresión general tenía que ser quieta, sin contrastes fuertes”, destacó. La paleta colorida suave –con muchas tonalidades grises y cafés– contribuye a dar esta sensación de calma y es la tela de fondo perfecta para las piezas de mobiliario de distintos diseñadores y marcas.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2016/36/nobis5_3831_615x.jpg

Cada mueble y accesorio de los espacios públicos y de las 201 habitaciones y suites fue seleccionado con mucho cuidado. Como si fuera una casa privada, los objetos parecen haber sido coleccionados a lo largo de los años. Todas las habitaciones tienen vistas hacia la ciudad o hacia uno de los encantadores patios del hotel. Se escogieron mayormente materiales y textiles naturales –como la piedra, la madera, el vidrio, la lana, el cuero, la cerámica, entre otros–, para que sigan embelleciéndose con el transcurso del tiempo. Discreción, elegancia, calidez y atemporalidad son algunas de las palabras que mejor describen este hotel donde se experimentan servicio personalizado y lujo discreto.

www.claessonkoivistorune.se

www.nobishotel.se

www.designhotels.com