Casa Grande
Una majestuosa edificación de época virreinal ha sido restaurada y adecuada como hotel boutique frente a la plaza principal de Morelia.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/hotel_casa_grande_3436_615x.jpg

Arquitectura y diseño Interior: Salvador Reyes y Josefina Larraín Lagos / Reyes Ríos + Larraín Arquitectos

Restauración: Gloria Álvarez

Colaboradores: Alejandro Carrillo y Magda Gamboa

Parece que el tiempo no ha pasado frente al portal de Matamoros número 98. Un trozo de historia aún se resguarda dentro del inmueble, una puerta señorial invita a adentrarse a uno de los patios más hermosos y mejor rehabilitados del primer cuadro de la capital michoacana. Nos referimos al Hotel Casa Grande, una residencia del siglo XVIII que perteneció al señor Juan Antonio Cacho de Herrera. La primera estructura de esta casa data de 1706 y colindaba al norte con el Palacio Episcopal; al sur, con la calle que va de las Casas Reales al Molino de Juan González; al oriente con la plaza pública; y al poniente con las casas de don Juan Guevara y doña Juana de los Ríos.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/hotel_casa_grande_1_1102_546x.jpg

Al correr del tiempo esta casona sufrió varias intervenciones, demoliciones y ajustes. Quizá la más importante fue la del siglo pasado, cuando don Juan Bautista Gómez Alzúa la transformó en una de las residencias más ostentosas de Morelia.

El edificio sufrió de abandono hasta que se le encomendó al despacho Reyes Ríos + Larraín Arquitectos hacer una restauración y adecuación para convertir la estructura en un hotel boutique.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/hotel_casa_grande_2_2126_546x.jpg

La planta arquitectónica destaca por la ingeniosa sencillez de sus muros, cuyos ejes de trazo corren en pares. Estos muros maestros son los que soportan toda la casa, el resto sólo fue creado para separar habitaciones. Se pueden apreciar por distintos salones y pasillos los mosaicos de los pisos que fueron retirados y restaurados uno a uno para ser vueltos a colocar mediante un proceso delicado de conservación.

Los bienes artísticos de la casa fueron cuidadosamente restaurados y destacan los tres cielos rasos decorados que cubren la cava, el restaurante y el pasillo principal. Durante el proceso se descubrieron pinturas murales, a modo de estandartes que enmarcan ánforas romanas flanqueadas por guirnaldas y adornan la parte alta de los muros y corredores que llevan a los patios.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/hotel_casa_grande_3_1343_546x.jpg

El diseño de cada pieza de mobiliario fue pensado especialmente para darle calidez y confort a cada espacio del hotel, el cual desde su apertura se ha convertido en una referencia obligada para todo visitante a Morelia, pues en su interior además del extraordinario trabajo arquitectónico se pueden apreciar esculturas de gran formato del escultor Javier Marín.