El otro lado de Panamá
En donde se expresan los colores de Portobelo, Panamá.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/hotel_portobelo_panama_1_344_615x.jpg

Arquitectura y diseño interior: Jorge Zarak

Cuando el diseño interior se inspira en lo que le rodea, el resultado es auténtico y armonioso. Las cuatro villas del hotel boutique El Otro Lado son testigo de esta premisa.

Con una superficie de 65 metros cuadrados y situada entre una cascada y la vegetación exuberante, la Casa de la Selva está vinculada con el color verde. En su interior, se encuentran desde tejidos de las indígenas kuna hasta una colección de gorros turcos.

Relacionada con el color azul, la Casa del Mar –también de 65 metros cuadrados– consta en particular de una colección de máscaras africanas.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/hotel_portobelo_panama_2_5906_615x.jpg

La Casa del Sol honra al amarillo, color del silencio y símbolo de la vitalidad. Desde sus dos terrazas, se aprecian vistas excepcionales hacia la bahía, mientras que en el espacio de 95 metros cuadrados destacan una colección de gorros Congos, cuadros de artistas locales, así como fotografías de Sandra Eleta, una de las creadoras contemporáneas más exitosas de Panamá.

Con sus 215 metros cuadrados, la Casa del Espíritu es la más amplia, pues cuenta con un salón y dos suites independientes con baño y terraza; el morado evoca Portobelo y lleva en sí la estabilidad del azul, tal como la vibrante energía del rojo. Piezas de artesanía indígena conviven con fotografías contemporáneas y obras de artistas europeos.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/hotel_portobelo_panama_2067_615x.jpg

Ubicado a poco más de una hora de la Ciudad de Panamá, El Otro Lado se sitúa en 110 hectáreas de selva tropical, dentro del Parque Nacional de Portobelo y al borde de la bahía. Descansar a la orilla de la piscina con vista a la bahía, acudir a playas vírgenes en barco, pescar, bucear, saborear la comida fusión caribe-internacional del restaurante Gazebo, acercarse al pasado colonial del puerto de Portobelo o descubrir una actividad típica como el baile congo son muestra del gran número de actividades que los huéspedes pueden realizar en El Otro Lado.