Paraíso para surfistas en Australia
En la Gold Coast de Australia, este hotel destaca por su diseño ecléctico y ambiente relajado.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/gold_coast_2_9543_615x.jpg

Diseño interior: Nic Graham

En Australia, parece que nadie puede estar estresado. El clima es soleado, los razonables horarios de trabajo permiten organizar un picnic en la playa al final del día y los Aussies (apodo de los australianos) siempre tienen una actitud positiva. En este contexto, es fácil entender por qué cada vez más personas de todo el planeta se instalan allá.

Este país, cuyo tamaño es el de un continente, ofrece una diversidad de paisajes y escenarios espectaculares. Es el caso de la Gold Coast, en Queensland, estado conocido en particular por la Gran Barrera de Coral. Situado en esta región idílica, el hotel QT Gold Coast fue diseñado por Nic Graham, quien dio vida a un espacio donde sobre la tela de fondo resaltan a la perfección elementos de gran diseño, mobiliario atractivo y toneladas de colores vivos.

Las 297 habitaciones se dividen en tres categorías: “QT King Mountain River View”, “QT King Ocean View” y “QT King Suite Ocean View”. Cada una tiene identidad propia y todas disponen de una vista hacia el océano, las montañas o el río, así como de una amplia cama e instalaciones high-tech.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/gold_coast_1_6123_546x.jpg

Las referencias estéticas van de los años 50 y 60 con las sillas típicas de los hermanos Eames, a los colores pop, pasando por el arte contemporáneo a través de la instalación digital Orbit, de Jennifer Steinkamp, que adorna la entrada del hotel.

Como resultado, la atmósfera es nostálgica y elegante al mismo tiempo, vibrante y acogedora, contemporánea y con toques que hacen referencia al pasado, como las antiguas fotografías de la región que fueron reproducidas en mosaicos y que decoran las paredes y los techos.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201421/gold_coast_3_6341_615x.jpg

Inspirados a la vez por las bodegas, los souks y los mercados, el restaurante Bazaar, que propone todo tipo de comida, es otra de las opciones para los huéspedes. Por su parte, el Yamagen atrae a los amantes de teppanyakis y sushis, y el colorido y divertido Fixx Café abre desde la hora del desayuno y cierra a las tres de la mañana.

Los dos campos de tenis con los que cuenta el hotel, la alberca y el spa, también contribuyen a infundir el espíritu relajado en torno al surf y la energía sin límites que se recupera cuando se está de vacaciones.