Homenaje al pasado
Un sitio sereno con reminiscencias de la rica historia del México colonial.
http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201538/rw1_242_546x.jpg

En un cautivador sitio de artesanos situado en las montañas al norte de la Ciudad de México, Rosewood San Miguel de Allende se erige entre pintorescas casonas coloniales, caminos empedrados y la punta arquitectónica de la catedral neogótica del pueblo más antiguo del centro de México. El hotel abrió sus puertas en 2011 y,  desde ese entonces, este rústico santuario ofrece lujosas habitaciones decoradas en armonía con su entorno y ha sido nombrado como uno de los mejores hoteles de nuestro país. Para extender su oferta hospitalaria, Rosewood desarrolló una colección de residencias bajo el mismo sello de exclusividad que caracteriza a la marca.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201538/rw3_9733_615x.jpg

Dentro de una extensión de más de siete mil metros cuadrados contiguos al hotel, fueron erigidas 29 propiedades cuyo proyecto arquitectónico estuvo a cargo de la prestigiada firma de arquitectos KMD, quienes se apegaron al estilo colonial de la ciudad y consideraron en cada detalle los colores y la esencia del histórico destino. Cada residencia es única y diferente de las otras en su distribución, diseño y decoración, aún cuando todas conservan el mismo sello. Sus elementos ornamentales incluyen cantera y madera de la región, techos con vigas robustas, muebles hechos por las manos de expertos artesanos mexicanos, obras de arte y antigüedades que reflejan tanto el México tradicional como un enfoque contemporáneo.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201538/rw4_9504_615x.jpg

De las 29 residencias, siete forman parte del repertorio del hotel y están disponibles para ser arrendadas por estancia. Todas ellas fueron dispuestas a lo largo de un camino empedrado con faroles y balcones de cantera con hierro forjado, representando las pintorescas calles que caracterizan a esta pequeña ciudad de Guanajuato. La amplitud de espacios que posee cada propiedad va de los 420 a los 750 metros cuadrados, lo que las hace ideales para familias o grupos. Cada una cuenta con tres, cuatro o cinco recámaras con salas de baño de mármol y vestidor, amplias estancias, patios con fuentes, jardín, cocina equipada con productos de la firma Viking, elevador, estacionamiento subterráneo privado y terraza en la última planta con asador, chimenea, jacuzzi y espectaculares vistas panorámicas al centro de San Miguel.

http://cdn.admexico.mx/uploads/images/thumbs/201538/rw5_184_615x.jpg

Para ofrecer una experiencia completa y dedicada a la relajación, los huéspedes pueden solicitar beneficios exclusivos que van desde el abastecimiento de alimentos previo a su llegada, chef privado y servicio de mayordomo las 24 horas, hasta la organización de una cena íntima en la terraza de su residencia. Además, pueden disfrutar de todos los servicios e instalaciones del hotel, piscinas y jardines, los restaurantes a cargo del chef Víctor Manuel Palma –como 1826, Luna Rooftop Tapas Bar, Agua y La Cava–, así como del distinguido Sense, A Rosewood Spa. La encantadora ciudad colonial de San Miguel de Allende, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, enmarca el escenario para unas vacaciones memorables en las residencias Rosewood que reviven la esencia y el colorido de la tradición mexicana.